El espectáculo de la pobreza: passin i vegin

Per: Maria Ferreira

Fotografiar conlleva una responsabilidad enorme y poco “cool”: reflejar verdades. Ofrecerle al mundo tu mirada, tu mirada limpia, la veritat. Teniendo en cuenta que las verdades hoy en día resultan vulgares para la mayoría de la gente, éstas suelen quedar condenadas al ostracismo. La mentira en el día a día es fácil y seductora, llena de color.

Siempre recordaré el día en el que me decidí por la verdad como acto de rebeldía: estaba de visita en casa de un paciente, l' 13 anys d'edat. Justo cuando llegué, estaba ayudando a su padre a cargar maíz. Ambos se habían puesto ropas viejas y rotas, e iban sucios y descalzos. Después de varias visitas anteriores, sabía perfectamente que usualmente no vestían así, que tenían agua para lavarse y ropa en buen estado.

Las verdades hoy en día resultan vulgares para la mayoría de la gente y suelen quedar condenadas al ostracismo

Hice algunas bromas, y el niño empezó a reír. Se tapó la cara con las manos, tímido, y mi subconsciente no se lo pensó dos veces; le hice una foto. Aquella nit, en casa, me sentí avergonzada. Y me planteé una vez más la responsabilidad del que mira y del que cuenta. Podía haber subido la foto con el siguiente titular: “Enfermo de epilepsia, hambriento y sin futuro”, de ese modo hubiera coleccionado un buen puñado de comentarios en las redes sociales. Me puse en su lugar: ¿Cómo me sentiría si alguien entra en mi casa cuando estoy limpiando (que me visto horrible y tengo un aspecto espantoso) saca la cámara y me hace una foto? Dejaría la educación y la elegancia de lado, possiblement. Al día siguiente imprimí la foto y se la llevé al padre del niño. Le pedí permiso para utilizarla y le pagué por ello.

La pobreza se ha convertido en artículo de consumo, senyors. Resulta que nuestra sociedad depredadora se ha hartado de simulacros. La frustración del mundo moderno, el hastío de la ficción, nos lleva a la búsqueda compulsiva de la miseria. Quizá tiene la culpa la falsa creencia de que la miseria es verdad, és absoluta, pero ya ni eso; ahora la miseria se manipula y se maquilla, adquiriendo cada vez más tintes melodramáticos que se alejan de, en palabras de Lyotard, “la ruda sobriedad del realismo”.

La frustración del mundo moderno, el hastío de la ficción, nos lleva a la búsqueda compulsiva de la miseria

En Kenya, per exemple, se está poniendo de moda entre las empresas de safaris ofrecer una ruta por algún slum de Sant. Kibera es el más popular. Por un módico precio el turista puede disfrutar de un safari humano, con la excusa de conocer “otra realidad del país” y de “sensibilizarse”. El turista podrá observar al típico niño pobre negrito sonriendo, justo como en la tele, con las tripitas hinchadas y los ojos plagados de moscas. Mejor aún: ¡podrá hacerse fotos con él y subirlas a facebook! ¡Podrá darles caramelos y sentir que el mundo es un lugar mejor! Volverá a casa descansado, moreno y sintiéndose valiente y privilegiado. Valiente por haberse atrevido a ir más allá de la pantalla. Privilegiado porque podrá presumir del “he visto y he estado ahí.”

Possiblement, estos turistas se sientan decepcionados al advertir que la pobreza que habían imaginado difiere mucho de la pobreza en directo. Así que se verán obligados a adornar la historia con algún elemento efectista. Y si la pobreza no es como nos la cuentan, ¿de qué pobreza nos hablan los medios? ¿De qué pobreza nos habla la gente que trabaja con ella? ¿De la real o de la imaginaria? ¿Es la pobreza un producto exótico? ¿De lujo? Porque resulta que hay mucha gente interesada en la pobreza que sucede en el otro lado del mundo.

Por un módico precio el turista puede observar al típico niño pobre negrito sonriendo, justo como en la tele, con las tripitas hinchadas y los ojos plagados de moscas

Hay mucha gente que fotografía la pobreza de Àfrica y adorna sus casa con fotos de niños desnudos y sucios, pero jamás adornarían sus casas con fotografías de la pobreza en su propio país, Oi? Me pongo yo misma de ejemplo: estaba en Madrid, iba paseando por la calle Goya y vi a un hombre, espanyol, sentado en el suelo con un cartel en el que contaba que tenía sida, hijos, y se había quedado sin trabajo. Me estremecí y seguí mi camino a casa. Pensaba en que jamás se me ocurriría sacar la cámara de fotos, hacerle una foto, y subirla a facebook. Per què? Porque resulta que lo que sucede en nuestro día a día es la pobreza real, nuestra pobreza real, de la que somos más responsables y de la que no somos inmunes.

Aquí en Kenia hay otro tipo de pobreza, con la que nos sentimos menos identificados y, per tant, podemos trabajar contra ella de un modo más frío y efectivo. Cuando contamos una historia de un niño keniano es un relato; cuando contamos la historia de un pobre en Madrid, es la realidad pura y dura. Y el hombre siempre ha tendido a lo romántico de los relatos y las tierras lejanas. El hombre y su hambre, su adicción a la catástrofe lejana. Es tan fácil consumir, hemos consumido tanto, estamos tan saciados, tan aburridos, que hemos empezado a ir más allá del respeto. El espectáculo del hambre. Lo exótico de la pobreza. Qué asco. Qué vergüenza.

Es tan fácil consumir, hemos consumido tanto, estamos tan saciados, tan aburridos, que hemos empezado a ir más allá del respeto

Lo único que podemos hacer desde aquí, los que contamos nuestras vivencias y nuestras historias, es obligarnos a la verificación en cada foto, en cada texto. Permanecer fieles a la sobriedad del realismo. Aferrarnos a la romántica idea de que aún quedan valores, y que por mucho que vendan las tragedias, nosotros estamos del lado de la vida.

Si vols saber més dels projectes de Karibuni Àfrica:http://www.karibuniafrica.org/

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share

Comentaris (7)

  • Teresa Campoamor

    |

    How true, Maria!! . Como bien sabes en Madrid tenemos ahora muchísima gente viviendo en la calle en condiciones tremendas y ¡¡¡cómo nos hemos acostumbrado a pasar a su lado y entrar en la siguiente tienda con la excusa de que realmente necesitamos esos jeans o esos zapatos!!. La pobreza se ha convertido en una parte de
    panorama urbano y la hemos integrado igual que a la Cibeles y sin embargo se nos saltan las lágrimas con lo que nos cuenta y nos proyecta la Tv.
    Hoy participo en un proyecto de recogida de ropa para una ong africana¡¡¡ A ver qué nos traen!! Besos y síguenos contando con esa mirada tuya tan limpia.

    Contestar

  • publikaccion

    |

    Un artículo tan real y crudo como esla pobreza siempre ha sido la excusa esgrimida para solicitarayudasy limpiarconciencias”…

    Contestar

  • MDV

    |

    ¡Cuánto me alegro de leerte de nuevo por aquí! Ya te echábamos de menos.
    Y como siempre removiendo conciencias
    Creo que la pobreza con la que tú trabajas es muy diferente a la pobreza a la que empezamos a acostumbrarnos en este país. Aquí antes o después las voces se levantan y protestan y llegan las ayudas (gairebé sempre). Allí la pobreza es miseria absoluta y generalizada y causa de muchas muertes, pero es lejana y no nos hace sentirnos tan culpables. Al contrari, el poder hacernos la foto con el niño desnutrido nos hace sentirnosbuenas personas”, porque además le dimos caramelos y hasta unas monedas.
    Es triste pero es así. Mejor sería que siguiéramos con los safaris animales y nos dejáramos de safaris de pobreza
    Enhorabuena y como siempre gracias por hacernos pensar.

    Contestar

  • R

    |

    Tota la raó.
    Pero nos hemos hecho a los safaris humanos de los que hablas impresos en papel couché de las revistas de la pelu: tal o cual celebritie o aspirante a aprendiz de ello visitando aldeas en misión humanitaria. Y queremos nuestro pedacito de ‘buena acciónpara contarla con digna pose y falsa humildad.
    Muy pocos se aventuran a tales incursiones en los barrios desfavorecidos de su localidad. O al voluntariado en los comedores sociales, o visitando ancianos para ayudar. Regularmente.
    Y cierto es que todas las gotas hacen el océano, pero quizá merece la pena medir posibilidades y ayudar constantemente y no como hecho puntual a los que, como vosotros, i molts altres, os dedicáis constantemente y no como hecho puntual, al apoyo sincero y valiente de quienes menos tienen.
    Ya que solo se es gota, que sirva para colmar vasos de ayuda.
    Un fuerte abrazo desde este hilo de plata.

    Endavant.

    Contestar

  • Diego

    |

    Desgraciadamente es como nos educan: para darse cuenta de ello hay que deseducarse, almenys. De tota manera, nosotros parece que llamamos pobre a cualquiera que no siga nuestros patrones de consumo-desarrollo (no me refiero a quienes no cubren necesidades básicas, ull).
    Yo pensaba que la criris de nuestro mundo iba a cambiar las cosas; en lugar de dos coches por familia uno, per exemple, y utilizar la bici o el transporte público. Parece que no: nos gusta persistir en el error.

    Un abrazo y gracias por el artículo

    Contestar

  • Laura

    |

    Ante todo gracias por el artículo María y por hacernos reflexionar sobre nuestra propia realidad.
    Que razón al poner juntas la pobreza de nuestro país y la lejana, como si la nuestra no fuera igual de dura, en otro contexto, pero pobreza al fin y al cabo.Porque nos da verguenza admitir que a pocos metros de nuestra casa hay personas que no tienen para cubrir las necesidades básicas y reflejarlo, no deja de ser una obscenidad que nos hace sentir incómodxs y nos escuece.
    No obstant això, si se trata de un país lejano, eso no ocurre, existe demasiada distancia..para sentirlo como nuestro.
    Me conmueve la verguenza que muestra el niño siente ante el hecho de encontrarse con sus peores ropas y sin asear, algo que nos ocurre a cualquiera cuando nos pillan por sorpresa.

    Contestar

  • Annonymous

    |

    As always, you are the best

    Contestar

Escriu un comentari

Últims tweets