Tierra de Brujas, de Maria Ferreira. Editado en la colección editorial Viajes al Pasado
El mundo de equipaje. El primer libro de Ediciones ViajesalpasadoEl Maconde Africano de Javier Brandoli. Un libro de Ediciones Viajesalpasado

Jane’s Fales, acuarelas primordiales de la polinesia austral. Parte I

By: Laura Berdejo (Testua eta argazkiak)
DSC03707
n un fale más grande, rectangular y sin tela lateral, Jane servía el desayuno todas las mañanas mientras los rayos del sol naciente se expandían por la superficie del agua. El resto del día era pulular: pasear por la playa, ir a la iglesia, buscar cangrejos ermitaños y quitarles la casita para ver cómo buscaban otra o sentarse en el cibercafé a charlar con la pareja de suizos que había dejado todo para instalarse en las inmediaciones de Jane.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 

Fiji Time y el secreto del mapa doblado

By: Laura Berdejo (Testua eta argazkiak)
IMG_5065
Creo que nunca he vuelto a estar en un lugar con tan pocos artificios como aquel y con una persona con tan pocos artificios como esa. Aquello me supo a vida. A salitre. A la vida de verdad que veneramos, adoramos, servimos y evocamos cuando la otra, la pseudo, la mental, no nos gusta, nos agota, nos confunde y por fin ya no nos interesa
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 
 
 
 

El cementerio de calaveras y el chocolate de los muertos
By: Javier Brandoli (Testua eta argazkiak)

IMG_6958
El moribundo era cuidado por sus familiares en la casa. Cuando fallecía eran los más cercanos los que en el velatorio realizaban el P'O'Keban. Con mucho cuidado hacían una limpieza del cuerpo sin tocar las zonas sexuales con un trapo húmedo. Con ese agua, según los medios económicos de la familia, se realizaba un chocolate, los más pudientes, y los que tenían menos recursos un pozo
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 

Veinte calles para disfrutar de Estocolmo a pie
By: Ricardo Coarasa (Testua eta argazkiak)

Estocolmo Suecia (4)
Lo primero que hice nada más poner un pie en Estocolmo, ondoren 18 horas metido en un ferry desde Helsinki, fue caminar. Allí estábamos arrastrando las maletas por Stadsgärdshamnen, saboreando esa placentera sensación de saberse un extraño, coqueteando con el desconcierto de andar a tientas una ciudad por descubrir.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 

Azken tweets