Serie Pacífico en DVD y Blueray
El mundo de equipaje. El primer libro de Ediciones ViajesalpasadoEl Maconde Africano de Javier Brandoli. Un libro de Ediciones Viajesalpasado

Argusino: el pueblo que reclama sus ánimas

Por: Javier Brandoli
Me hablaba de que su tierra fue anegada por las aguas de una presa hace algunas décadas por mandato de las autoridades y que en le memoria de todos los exiliados se quedó una brecha y que ahora, con ayuda de los medios, pretendían cerrarla. Algunos ancianos murieron voluntariamente o de tristeza, no les dieron opción ni de sacar a sus muertos del cementerio y les entregaron un dinero que decidió unilateralmente la empresa expropiadora.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 
 

Carreras de montaña, pero no de limpieza

Por: Ricardo Coarasa (fotos: R. C./Charly G. Mairal)
No tengo nada en contra de las carreras de montaña. Es una manera de amar la naturaleza muy alejada de la mía, pero igualmente respetable. Sí tengo mucho en contra, con todo, de quienes no respetan la montaña o la ensucian impunemente.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 
 

Raquetas bajo la luna
Por: Ricardo Coarasa (texto e fotos)

Si a la hora en la que muchos se ponen el pijama estás vistiéndote con ropa de esquí es que algo extraordinario va a pasar. ¿Y qué mejor que partir un Jueves Santo al anochecer hacia la montaña para caminar con raquetas de nieve bajo la luna llena?
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 

La carrerita de Medellín
Por: Ricardo Coarasa (texto e fotos)

La Virgen se dirige hacia la imagen de Jesús a toda prisa, con el alborozo propio de quien se reencuentra con su hijo tres días después de su muerte. Es la popular "Carrerita" de Medellín, una tradición que volverá a repetirse el próximo domingo en la villa que vio nacer a Hernán Cortés.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 

Los Molinos: el peso de las estrellas
Por: Ricardo Coarasa (texto e fotos)

No sé cuánto pesan las estrellas, pero esa noche pensé que se nos caían todas encima. No podía ser que el cielo soportase tantas juntas sin desmoronarse de manera violenta sobre nosotros. En cualquier momento, no había duda, empezarían a precipitarse.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 

Últimos tweets