De landschappen van de Generatie van 98

Door: Eduardo Martinez de Pison (tekst en foto's)

Ha salido recientemente de la imprenta un libro mío sobre el paisaje en las letras españolas. En realidad tiene sus años, pues nació en su día de dos conferencias, una sobre Ortega, en 1995, y otra sobre la Generación del 98, en 1997. Reuní aquellos textos iniciales en un libro que se publicó como contribución al centenario de 1898. La obra se llamó entonces, y sigue ahora con el mismo título, Landschap. De Generatie van 98 en Ortega y Gasset. Al ser el libro de 1998 de circulación restringida, hoy se ha vuelto una obra prácticamente imposible de encontrar. Maar, como algunos piensan que su aportación sigue vigente, le ha parecido a la editorial Fórcola oportuna su reedición. Dit boek is, als, la mirada de un geógrafo sobre una aportación literaria al paisaje español. Con ello, el paisaje del 98 ha vuelto al camino no estrictamente desde las letras, sino del hábito del profesional en observar paisajes.

Dit boek is, als, la mirada de un geógrafo sobre una aportación literaria al paisaje español

La imagen cultural del territorio español tiene lógicamente que ver con la que se desarrolla en Europa desde Petrarca, los naturalistas del Renacimien­to, y los viajeros ilustrados y románticos. Pero con cierta independencia. En fechas más recientes incluso adquirió una calidad propia llamativa, de tal entidad que ha dado lugar a que su influencia sea aún directa en cómo miramos, pues ha otorgado un revestimiento cultural del paisaje. Esta imagen fue sentida e ideada por los artistas de la generación de 1898, als Unamuno, Baroja, Azorín, Bijl, Beruete, y fue proseguida en la obra de intelectuales y creadores de la primera mitad del siglo XX, como la de Ortega y Gasset. Bijl resumía la actitud de los escritores del 98 cuando decía: “¿Pintar del natural?… El modelo es necesario. ¿Para copiarlo? In; para pensar en él”. Su mirada sobre el paisaje no fue la de geógrafos, la de analistas del territorio, no fue ni una explicación científica ni una propuesta pragmática, sino una imagen cultural del paisaje. Ese cuerpo cultural persiste. Su vigencia social condiciona aún nuestra mirada con el efecto de ideas recibidas, que nos enseñan a ver. Tal imagen es principalmente literaria, pero también pictórica. Kortom, es sustancialmente estética, intelectual y filosófica. Por ello insisto en que, ni en estilo ni en método ni en pretensión, heeft betrekking op eigen representaties wetenschappers, de technische politieke territoriale.

Het landschap 98 ha vuelto al camino no estrictamente desde las letras, sino del hábito del profesional en observar paisajes

Maar door de vaste landschap literatuur in het Spaans intellectuele horizon een erfenis van waarden gegeven om echte landschappen, zoals was zo intens tevoren of het later heeft gedaan weer. Er is zeker zeer waardevol anderen, als Klaroen de Galdos, en andere opmerkelijke schilders van landschappen; Tuinarchitect wortel zelfs 98 kan onmiddellijk vóór zijn, bijvoorbeeld in de morele diepten van de Free Institution of Teaching. Maar de culturele beweging zelf, Als, hun toewijding en het bedrag van hun inbreng landschap zijn kenmerkend voor 98. Su aportación en este campo lindante con lo geográfico es no sólo la visión intelectual y artística por excelencia de nuestros paisajes, sino la creación de su misma imagen literaria, en la que desde entonces nos movemos.

De herlezing van 98 Ortega en enthousiasme brengt ons terug naar de landschappen in de juiste maat voor de nodige steun en melancholie intelligentie

Tal vez podría parecer que el tema aquí tratado, landschap, es un asunto marginal en la obra de José Ortega y Gasset. Echter, un lector advertido y atento verá pronto que los terrenos de frontera entre el pensamiento de Ortega y la geografía son muchos. Ortega fue explorador de teorías geográficas y descriptor inteligente de paisajes. Y sus incursiones paisajistas enlazan constantemente con reflexiones más allá de lo geográfico, algunas de las cuales podríamos considerar filosóficamente fundamentales. Primero es destacable su conciencia de la necesidad de la geografía, por un lado en lo teórico, de manera estructurada, al referirse a la circunstancia, a la naturaleza, a la historia y a la sociedad y, por otro, en lo concreto, mediante la observación, la vivencia o la reflexión sobre determinados lugares. Y en el característico ensayo orteguiano no falta lo geográfico, que es, enerzijds, ejercicio de interpretación del paisaje, maar, por otro, también otorgamiento de calidades literarias y de pensamiento a determinados parajes, que han quedado así cualificados culturalmente de un determinado modo.

Todo hombre que golpea con vigor la tierra donde pisan sus plantas, espera que allí salte una fuente. Una fuente de conocimiento y de satisfacción

En las Meditaciones del Quijote se refiere Ortega a una actitud ante el mundo, que podría aplicarse a la geografía vocacional: la que se hace más movida por el entusiasmo que por la obligación. Dat wil zeggen, la que no se sirve de las cosas para objetivos mezquinos sino la que procurabuscar el sentido de lo que nos rodea”. En esta actitud reside el mejor modo de acercamiento a los hechos, al paisaje, y su mejor aprovechamiento intelectual: “Voor Mozes, escribe Ortega haciendo una alegoría, toda roca es hontanar”. De modo que todo hombre que golpea con vigor la tierra donde pisan sus plantas, espera que allí salte una fuente. Una fuente de conocimiento y de satisfacción. En, como ejemplos vivaces de tal talante, propone a Rousseau, apasionado por la botánica, herborizando hasta en la jaula de su canario, en Goethe, que escribe de sí mismo: “Heme aquí subiendo y bajando cerros y buscando lo divino in herbis et lapidibus”. De beste houding ten opzichte van alle dingen, mensen en, Natuurlijk, landschappen, is enthousiasme.

De herlezing van 98 Ortega en enthousiasme brengt ons terug naar de landschappen in de juiste maat voor de nodige steun en melancholie intelligentie. Een blik terug zou kunnen zijn, in deze zin, een noodzakelijke blik op de toekomst.

Landschap Afbeelding. De Generatie van 98 en Ortega y Gasset, Eduardo Martinez de Pison. Forcola, 2012. Madrid.

Onderzoek:

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share

Reacties (3)

Schrijf een reactie

Laatste tweets