No me gusta París

Soy consciente de que la crítica puede ser criticada. No rivalizo con la opinión ajena, no cuestiono los recuerdos imborrables de otros, no juzgo la devoción de los amantes, un suponer, que quedaron prendados del pórtico de Notre Dame. Pero cualquier ciudad del mundo sólo puede ser descrita a través del filtro de la propia experiencia. Yo he caminado las calles de París hasta cuatro veces y aunque lo he intentado, no puedo, no me siento cómodo, no me seduce. No me gusta París.

En Viajes al Pasado tratamos de abrir puertas al mundo. Sin embargo, es imposible enamorarse de todas las ciudades. El encanto no puede ser una cualidad global. Hay lugares que sencillamente no acaban de conmovernos y París es, para mí, uno de ellos.

La capital francesa es como un hotel de cinco estrellas: elegante, cara y con un punto de ostentación

La capital francesa es como un hotel de cinco estrellas: elegante, cara y con un punto de ostentación. La gente habla de forma educada, sin levantar la voz, acompañando lírica en los gestos, pero en la mirada del parisino hay siempre un juicio hacia el visitante. Como el de ese recepcionista de hotel de lujo que desaprueba el atuendo de un huésped.

En Moscú, por ejemplo, los habitantes pueden dedicarte la mirada de un portero de discoteca, tosca, severa. Se trata de una desconfianza de otro tipo, más instintiva, más brusca, pero es fácil relajar esa distancia con un vodka. En Londres, muchos ingleses hablan con orgullo anglosajón, un tanto arrogante, pero luego se inventan los pubs con sus cervezas, para universalizar la noche. Los romanos presumen de su Historia sin complejos, con aspavientos incluso, pero hay algo cercano en su carácter extrovertido, tal vez la risa fácil.

En muchos casos convierten su ciudad en un museo que hay que visitar con paraguas unos 200 días al año.

En París no me imagino compartiendo una fiesta espontánea con un parisino altivo (términos que pueden llegar a ser redundantes). Algunos se empeñan en convertir su ciudad en un gran museo que, por cierto, hay que recorrer con paraguas unos 200 días al año.

Cuando se viaja con una cámara de vídeo, se acentúa la suspicacia con el extranjero. Tuve la impresión de que se resistían a que grabáramos sus plazas, sus calles y sus cafés como si fuéramos a robarles la magia asociada al concepto “París”.

Esa sensación incómoda me ha acompañado siempre aquí. El discurso del parisino no es soberbio, ni grandilocuente, es algo más sutil: es condescendiente. Hablan de otras ciudades con generosidad mientras no cometas la osadía de comparar ninguna con París y en esa condescendencia existe a veces un agravio tan imperceptible, que uno pierde el derecho a protestar.

El discurso del parisino no es soberbio, ni grandilocuente, es algo más sutil: es condescendiente.

Tal vez esa atmósfera distante me ha impedido disfrutar de la belleza objetiva de la iglesia de Sainte Chappelle, con sus vidrieras infinitas o de los paseos del Sena, bajo puentes por los que huyen los amores despechados.

Más allá de estas postales, nunca he entendido dónde reside la virtud del Pompidou, con todos esos andamios rodeando un bloque rectangular, o la torre Eiffel, otro edificio que se me antoja inacabado. Tampoco he disfrutado nunca de la plaza de Montmartre, tan abigarrada que el arte se ha vuelto una excusa para ver a un montón de gente. No me seduce ir de compras a las once de la noche por los Campos Elíseos, cuyo nombre ha sido corrompido por las marcas comerciales y no le veo la gracia a las reverencias del camarero que se retira con los seis euros del café con leche, en un local de estilo rococó.

En muchos sentidos, esta ciudad me parece un escaparate gigante, que sólo puede verse desde fuera.

París tiene muchos nombres pero en la “Ciudad de la Luz” llueve más que en Londres, en “La Ciudad del Glamour” también hay mendigos durmiendo junto a las joyerías y en “La Ciudad del Amor” nunca me sentí bienvenido. No, no me gusta París.

Búsquedas realizadas:

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share

Comentarios (33)

  • Javier Brandoli

    |

    Jajaja. A mí tampoco. Venga, ya lo hemos dicho, en público, como un akelarre para purgar tiempos. Mira que tengo amigos franceses, alguno parisin@, pero no me doy yo tampoco con la ciudad. Siempre he tenido la sensación allí, y he ido cinco veces, de estar sin estar.En fin, que cerca están Normandia, Bretaña, Lemans, Nantes… que sí merecen un viaje.

    Contestar

  • Ana

    |

    Entiendo lo que decís, porque yo también soy más de ciudades decadentes y me quedo con La Habana, Palermo o Lisboa antes que París para vivir… Pero la belleza de la capital francesa es incontestable. Es bella hasta decir basta. Supongo que será como estos hombres (mujeres), tan bellos, tan bellos que parecen inaccesibles que pierden el atractivo.. pero bellos son. (vaya chapa)

    Contestar

  • Enrique Vaquerizo

    |

    Las ciudades son como las personas al final o te enamoran o no, cuestión de gustos, yo pasé un año allí y para mí sigue siendo la mejor ciudad del mundo, inacabable, aunque si que es verdad que los lugares típicos, Eiffel, Montmatre eran los que menos me seducían.

    Ana yo también me quedo con La Habana y Lisboa casi al mismo nivel que París

    Contestar

  • J. Brel

    |

    Hay cosas que son invisibles para los ojos, pero que son más reales aún que la propia realidad -así como arquetipos-, París, el Ser, el Amor, la Crisis (jeje)…
    Un argentino sólo ve París!…
    Gracias Daniel por motivar controversia…, y
    A bientôt.

    Contestar

  • Carlos L

    |

    Desde luego que es imposible enamorarse de todas las ciudades,de hecho hay pocas que logran enamorar. Y es maravilloso que a cada uno nos enamoren lugares/ciudades diferentes.

    Supongo que detrás de las justificaciones que das para que no te guste Paris, está también el hecho de ser una ciudad masificada por un turismo de masas que invade sus principales atracciones.

    A pesar de todo, para mi Paris es un museo al aire libre, una fiesta que nadie debería perderse siendo joven y aunque peca de arrogante, es sublime.

    Contestar

  • Raquel Rey

    |

    Yo estoy esperando darle una segunda oportunidad a París. En mi primera visita llegué recién aterrizada de Petra en Jordania, impresionada por , esta sí, una de las maravillas mundiales, llegué a París y…bueno…no me dijo nada….el cambio fue muy brusco la verdad. Se merece otra visita, seguro, aunque como en realidad no me gustó demasiado se ha quedado en la cola de mis futuros destinos…

    Contestar

  • Viajes de Primera

    |

    Bueno, pues a nosotros París tampoco nos seduce… ;) Demasiado… ¿Enamorada de sí misma? Aunque quizá exista la posibilidad de re-conocerla si la recorremos buscando los escenarios y los protagonistas que la hicieron histórica al margen del amor y la luz… Si hay que volver, se vuelve pero ir para ná… ¡Ya se sabe!

    Contestar

  • Francesca

    |

    París es una ciudad con puntos divesos que se aprecia con el tiempo. La primera vez que fui me gustó, pero no tuve feeling con las personas. Eso mudó con el paso de los días. Es una ciudad melancólica, donde me gusta caminar y me siento bien. Me da aire. Sin embargo, en Roma, mi ciudad, me falta el aire.

    Contestar

  • Esteban

    |

    Vaya por Dios, os voy a llevar la contraria a todos. He estado 5 veces y sé que volveré. Me gusta, me encanta París y nunca la compararé con otras ciudades, cada una tiene lo suyo. Es de esas ciudades que estés en la calle que estés sabes que es París. No hace falta ver monumentos para sentirse a gusto.

    Contestar

  • Roberto

    |

    Creo que a París hay que admirarla por su cultura, que incluye a sus ciudadanos y no hay que compararla con otras ciudades, solo disfrutarla, nos ofrece tanto !!!
    No hay que sentirse perseguido por miradas que no nos gusten, de hecho las veces que fui caminé sus calles y no me di cuenta si había otras personas a mi lado.

    Contestar

  • Iria Costa

    |

    Daniel, en Abril me voy a Punta Cana, te mando saludos desde alli? :D

    Contestar

  • Ana MT

    |

    ¡Vaya polémica! Llevo 23 años viajando intermitentemente a Francia, a Bretaña, que me tiene enamorada. Cuando descubrí París sentí tal decepción que casi pedí que me devolvieran el importe del billete. Parecía que ya la había visitado, estaba toda tan fotografiada, tan presente en el final de etapa del Tour…, no me sorprendía nada, apenas sentí que la ciudad me atrapaba. No. A mí tampoco me gustó París. (Sí, reconozco que es bella, pero no he vuelto y no sé si tengo ganas…).

    Contestar

  • luz beltran

    |

    Vaya ! a mi me encanta Paris, he ido tres veces, y la he pasado genial! la ciudad que no soporto, que llego y deseo salir corriendo despues de visitar dos sitios , es Madrid, que ciudad tan pesada, no hace falta que vuelva, lo lamento, lo que sentis por Paris yo lo siento por Madrid !!!

    Contestar

  • José María Monzó Giner

    |

    Me ha gustado mucho la descripción que se hace.No conozco Paris, pero la persona que ha escrito esto, si lo ha hecho con conocimiento de causa, y quizás que tenga razón. Por mi parte, sigo diciendo que la descripción que hace, es para mi, meditada y muy bien explicada.

    Contestar

  • Nelly

    |

    Que hermoso debate !!!!!!!!!!!!!!!!!! Yo nunca he viajado a Paris , pero con esta clase de conversaciones se aprende mucho y se medita bastante , antes de organizar alguna salida . Gracias a todos los que opinaron !!! Daniel, gracias .

    Contestar

  • Daniel Landa

    |

    El debate es bueno y en el mundo de las percepciones casi todo es subjetivo. Sin embargo, he tratado de razonar mi crítica para no convertirla en una patada gratuita y mi opinión es que París es una ciudad cerrada, justo lo contrario, por ejemplo, que Madrid.

    Contestar

  • L. Góngora

    |

    … y hablando de Madrid. Madrid sigue siendo una villa, y más nos valdría, a todos los que la conformamos, recordar ésto. “Gatos” hay pocos. Leoneses, gallegos, andaluces, albaceteños,… muchos. París sigue siendo referencia, queramos o no. Preguntemos sino a cualquier chino, australiano, de las islas Fiji, Tuamotu, o de donde sea. Si queremos salir del límite de nuestra percepción tenemos que digerir, muchas veces, esas ruedas de molino que se nos han atragantado y que llevamos dentro: como dentro de Madrid existe una pequeña París sin saberlo(véase, paseo del Prado, Alfonso XII, el Retiro. Carlos III dixit).
    Vale.

    Contestar

  • Gloria Bárzana

    |

    Caray! Siempre me he sentido muy sola en mi opinión de Paris, no me gusta, pero jamás habría descrito igual de bien el porqué (entre otras cosas porque después de decir “no me gusta Paris” ya nadie te deja hablar! ;-) ) pero la verdad es que siempre he pensado que Paris tiene 2 caras, la grandilocuente y esplendorosa, y la de verdad. Yo viví una ciudad bonita, poco amable en general pero muy vistosa, pero me di cuenta de que a medida que oscurece el día y las grandes avenidas quedan desiertas, Paris nos enseña su verdadera cara, gente que vive a km de su trabajo y pierde miles de horas en transportes atascados para pasar otras tantas en trabajos muchas veces poco apropiados para ellos y mal pagados, que no les da suficiente para regocijarse de su magnífica y carísima ciudad, y vuelven a sus casas con recelo y rencor en la mirada. Las experiencias que me dio Paris son amargas. Viví una persecución por no darle un cigarro a un chico que me acusó de racista (porque él era negro) y me persiguieron hasta que un hombre que se apiadó de mí, de un empujón me metió en el portal de su casa y me escondió. En otra ocasión me subí a un bus, con cristales blindados para proteger al conductor, y en el que nadie esperaba que pagaras, era de noche… las miradas de aturdimiento, dejadez, miedo y desaliento de los pasajeros me conmovió… hasta que me intentaron robar el bolso y bajé de un salto a la siguiente parada… Otra anécdota, me encontré paseando a un grupo de policías que acorralaban a un pobre muchacho que podría ser un marroquí de 13 años o así, y le pegaban y le insultaban en manada, mientras el chiquillo se encogía asustado en el suelo y ellos reían a carcajadas… sabéis donde? a las puertas de Notredame! Nada menos! En fin, Paris. Toda ciudad grande dicen que tiene muchas caras, para mí la cara bonita de Paris es puro maquillaje, culto a la apariencia y orgullo desmesurado, pero aunque la mona se vista de seda….

    Contestar

  • Elena

    |

    Muy interesante el debate. Creo que con las ciudades ocurre como con las personas, hay afinidad o no la hay, aunque con el tiempo se puede aprender apreciarlas. A mí siempre me ha gustado París, ya desde antes de conocerla hasta después de haber vivido en ella, pero la sensación que describes la he tenido con otras…

    Contestar

  • Mayte

    |

    Pues para seguir con el debate de Paris, Daniel, a mi me parece que Paris es una ciudad hermosa pero un tanto ñoña, románticona, estupenda para almas lánguidas y poéticas. Tiene fantásticas librerías antiguas en bellos edificios, bonitos cafés… No está hecha para aventureros de alto riesgo, yo a ti te encajo más en Djamena, Baghdad o Windhuk, no apreciando el atardecer desde la Tour Eiffel pero si desde el desierto… Yo también lo prefiero.

    Contestar

  • Laura

    |

    Pues en primavera tenia pensado visitar Paris pero entre un@s y otr@s, opiniones favorables y no tanto, me estaís dando que pensar :( .Bueno iré con la mente abierta y como si no hubiera oido ni visto nada de París en mi vida.Un poco dificil ¿no?.Y a la vuelta cuento impresiones, sensaciones…a ver de que lado se inclina la balanza en este debate

    Contestar

  • Laura

    |

    Misión cumplida. El fin de semana pasado viaje a París;visita relámpago pero pude ver lo más importante y conocido .En fin….es una ciudad impresionante por sus dimensiones, luz….No llovió ,menos mal, aunque a puntito estuvo el sábado.
    Pero que queréis que os diga, que no me llego al alma como otras ciudades, sin ir más lejos la cercana y querida Lisboa. Además los franceses no se puede decir que sean muy amables en general. A lo mejor fue por mi momento personal y tengo una percepción errónea.Lo veré si algún día vuelvo.
    Por cierto ayer me lleve una gran alegría cuando puse la 2 y cual fue mi sorpresa al ver que estaban poniendo Un Mundo Aparte. Bieeeeen!Como alguien dijo, algo bueno tiene que tener la crisis.
    Saludos desde Zamora.

    Contestar

  • Dani Landa

    |

    Ole!

    Contestar

  • eleonora

    |

    Tampoco me gusta París, qué alivio encontrar opiniones parecidas. El encanto de París dura poco. No la considero la ciudad del amor, de hecho ninguna ciudad es del amor, si estás enamorado, entonces todas lo son. París es la ciudad del desamor. no la considero ciudad de las luces, porque la energía que desprende es mas bien oscura, es una ciudad cargada de una cosa densa en el ambiente que se siente sin uno poder explicar de qué se trata. He visitado varias ciudades europeas, concluí que yo no soy de ciudades, así que creí que no gustarme París se debía a ello, pero no, no soy solo yo.
    Las personas hablan bajito, si, pero no es educación, es represión de lo mas hermoso del ser humano; la expresión. En ese hablar bajito yo he llegado a percibir mas vulgaridad que en la expresión mas abierta.
    No sé, soy cubana, pero nunca vi un lugar con mas miseria humana que París.
    No me importa la belleza de postales…

    Contestar

  • Miguel

    |

    Tuve la oportunidad este verano de visitar Francia y entre distintos distintos destinos estuvimos en París. Es una ciudad que hay que visitarla por lo menos una vez en la vida y después cada cual que decida si repite o no. Después de visitar sus lugares más turísticos, yo volvería para visitar lo menos turístico para formarme una opinión más real de esta ciudad. La magnitud de los monumentos impresiona mucho más que en las fotografías o peliculas, es verdad que muchos son réplicas del arte romano o griego, pero fue una experiencia increible ver La Madeleine o el arco del Triunfo a escala real y muy bien conservado. En cuanto a la sociedad parisina, no puedo opinar porque apenas intercambié algunas frases (mi francés es muy malo) y aquí no se habla inglés (salvo en los hoteles y oficinas de turismo).

    Contestar

  • Oscar

    |

    Me he sentido muy identificado con esta descripción de París, y hablar abiertamente del tema me da gusto, ya que en ocasiones la gente te observa como “extraño” cuando expresas una opinión de las debilidades de París.

    Yo también he tenido esta percepción. La ciudad de noche en su área monumental (Notre Dame, Torre Eiffel, etc) tiene una aire lúgubre, melancólico que delata entonces el carácter frío y comercial de las horas hábiles con los cientos de millones de turistas. Y entonces dónde está la identidad autóctona de París y sus gentes, que usualmente se encuentra en otros centros históricos de ciudades vibrantes???

    París me ha parecido reluciente, refulgente, hasta el punto de decir que le hace falta un lado humano, decadente y de desorden urbano espontáneo. Todo es como una postal, además de que su arquitectura a mi juicio es muy homogénea y con nitidez extrema que dice “Ya por favor”……

    No obstante, reconozco su valor artístico, su concentración de atracciones emblemáticas, y que sigue siendo una de las ciudades que se deben conocer en Europa, pero no es de mi íntimo gusto.

    Contestar

  • Oscar

    |

    Me he sentido muy identificado con esta descripción de París, y hablar abiertamente del tema me da gusto, ya que en ocasiones la gente te observa como “extraño” cuando expresas una opinión de las debilidades de París.

    Yo también he tenido esta percepción. La ciudad de noche en su área monumental (Notre Dame, Torre Eiffel, etc) tiene una aire lúgubre, melancólico que delata entonces el carácter frío y comercial de las horas hábiles con los cientos de millones de turistas. Y entonces dónde está la identidad autóctona de París y sus gentes, que usualmente se encuentra en otros centros históricos de ciudades vibrantes???

    París me ha parecido reluciente, refulgente, hasta el punto de decir que le hace falta un lado humano, decadente y de desorden urbano espontáneo. Todo es como una postal, además de que su arquitectura a mi juicio es muy homogénea y con nitidez extrema que dice “Ya por favor”……

    No obstante, reconozco su valor artístico, su concentración de atracciones emblemáticas, y que sigue siendo una de las ciudades que se deben conocer en Europa, pero no es de mi íntimo gusto.

    Contestar

  • Jose A. Marquez Periano

    |

    Totalmente de acuerdo con todo lo dicho. Yo vivo en París por trabajo y aborrezco la ciudad y a los parisinos. Arrogantes, sin educación… en fin…

    Contestar

  • maria silvia bunge

    |

    He visitado Paris, desde el 7 de febrero al 14 del 2014, con mi amiga. Al llegar cai en cama, con gripe, bueno, dos dias para reponerme, igual llovia y hacia mucho frio. Aprovechamos a reponernos del viaje a Baleares, Barcelona, Tarragona, y Costa Brava. Todo fue perfecto hasta que llegamos a Paris: sucia, gris, triste, desordenada, y antipática. Que no me gustó, pues ya lo di a entender. No encontré la foto de la película, sí, vimos y estuvimos junto a ladrones de calles, corridas, pobres durmiendo junto al Sena, y orinando en él, perdón por la expresion, pero eso vimos.
    Volver, no sé si quiero, no, no quiero, iría al sur de Francia, al campo, en primavera. En INvierno, nunca más. no lo recomiendo. Fue muy triste el no haber podido ver a la ciudad luz, la del amor…y todo eso, tanto sueños inconclusos, tanto dinero invertido. un chasco. Desde Argentina, a Paris, no voy más. gracias. qué lugar me proponen???

    Contestar

  • Javier Brandoli

    |

    El Mundo María, el Mundo, que es bellísmo. Los pequeños pueblos italianos, las ciudades medievales españolea, los fados de Lisboa, los castillos de Escocia, las playas de Bretaña y Normandía en Francia, las noches locas de Berlín, las callejuelas junto al Támesis de Londres, las ciudades castillo sobre el mar de Croacia, toda la bahía de Montenegro, el puente de Mostar en Bosnia, el Kremlin en Moscú….

    Contestar

  • Natalia Gómez

    |

    Por fin alguien que supo decir con las palabras adecuadas lo que transmite París o por lo menos en mi opinión. Totalmente de acuerdo con la percepción de esta persona frente a una ciudad que no superó las expectativas que yo tenía. A decir verdad París es solo un gran ícono desproporcionadamente sobrevalorado lleno de apariencias.

    Contestar

  • Barbi

    |

    Me sentí exactamente igual. Estuve sólo tres días y al segundo ya quería irme. Incluso el Louvre me generó sentimientos encontrados entre la selfie con la mona lisa y el saqueo occidental generalizado.
    Llegué a este post googleando si a alguien más no le había gustado París (Y) jaja saludos

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets