Mil historias en VaP: un largo viaje por el planeta

Por: VaP

Normas de uso: recomendamos leer primero este texto y luego prestar atención a las fotos. Entonces entenderán todo. Entonces entenderán que el mundo se parece más de lo que creen.  Hay que llegar al final y luego volver al principio (las fotos) para entenderlo. Esta es la historia de 45 personas y 1000 viajes.

Mil post después

Coño, yo esto tengo que contarlo que si no luego se me olvida:

El 18 de marzo, y con una prólogo simbólica de 2,8 kilómetros desde el Faro hasta Fisterra pueblo se daba comienzo a este largo peregrinar con una causa concisa y clara. Hacer un llamamiento a quien corresponda para que la enfermedad del Alzheimer, que afecta a 3,5 millones de personas en España entre enfermos y cuidadores, pase a ser una prioridad.

Sentado sobre un banco, trataba de retener en mi memoria los colores audaces de un sol que ya se despedía y allí, a más de 10.000 kilómetros de mi hogar, comenzaba a sentir Asia. Sin mapas y sin previsión meteorológica se internaban casi a ciegas en un mundo completamente desconocido.

Sin mapas y sin previsión meteorológica se internaban casi a ciegas en un mundo completamente desconocido

Las verdes colinas del Chianti -el único secreto que guardan aún estas tierras- forjadas a base de vino sin exprimir, se desperezan en el horizonte. Nosotros seguimos nuestro camino bordeando el lago, su orilla llena de pequeñas piedras flotantes. ¿Piedras flotantes? “Sí señor. Piedra pómez”. Partimos a la ascensión de su montaña sagrada y en busca de rastros de los Penan, los originales habitantes de Borneo, los verdaderos hombres de la selva. Subir sin parar cientos de metros arriba cada día, apuntando a un destino incierto de nieve, frío, y las mejores postales del mundo, me generaba una mezcla de inseguridad y gozo difícil de describir.

 Mi visita coincide con un atentado en una iglesia de Bagdad. Visito uno de estos pueblos adventicios nacidos en mitad del Kurdistán. La comisaría de Kilimani es un lugar sucio y lleno de polvo. Los policías, gordos y desagradables en su mayoría, me examinaban con cara de burla. El entorno de Monfragüe estaba infestado de bandoleros sin escrúpulos y los robos estaban a la orden del día. Un grupo de jubilados hace guardia para cuidar las gafas de una estatua de John Lennon ante los continuos robos.

Un grupo de jubilados hace guardia para cuidar las gafas de una estatua de John Lennon

El sendero va variando y un ranger con un machete se encarga de seguir el rastro entre la maleza, un nuevo sendero que la vegetación no tardará en diluir de nuevo. Por este sendero uno llega al punto más meridional de toda la Grecia continental: el Cabo Ténaro, donde los antiguos griegos situaban una de las entradas al inframundo, el Hades. Fueron los Reyes Católicos quienes popularizaron el Camino Real con sus constantes viajes a éste Monasterio.

Tenemos la suerte de ver algo insólito: la ciudad más vigorosa del mundo atenazada por la llegada de un huracán. ¿Intentamos huir? ¡Para qué?, no iremos muy lejos, pensé angustiado mientras levantaba el remo a modo de lanza en ristre. ¡Qué absurdo! Si tienen armas de fuego, ¡estamos perdidos!

Pregunta con un gesto altivo, cuál es la opinión que te merece semejante despliegue

Con solo catorce dólares en el bolsillo,-fue todo lo que me dejó, cuidadosamente colocado sobre la cama, como si en el último momento se hubiera apiadado de mí y hubiera pensado que era una buena idea dejarme algo de cash para poder tomar una barca de regreso a tierra firme. En momentos como ese, al igual que al sobrevolar el Kilauea, la Naturaleza golpea por detrás tu hombro y te pregunta con un gesto altivo, cuál es la opinión que te merece semejante despliegue.

De madrugada nos despertó el eco de unos disparos de fusil, aunque tal vez sólo fuera el crujir de las viejas paredes de madera, unido a nuestra imaginación. Antes de comenzar el viaje hacia la cordillera de Altai hay que hacer unas compras. Las tiendas son casi un museo, una excentricidad que parecen sumergirte en el mercado negro de cualquier ciudad en guerra. En seguida me acostumbré a los penetrantes olores y al aire estancado de los mercados. Dejé de comprar en el supermercado donde lo hacían los europeos y empecé a comprarlo todo en el mercado, a excepción de la carne y el pescado. No es solo el espacio, es el olor. Las potentes especias en sobres de plástico se mezclan con un aplastante olor a humanidad.

Las potentes especias en sobres de plástico se mezclan con un aplastante olor a humanidad

Comiendo en la calle me encuentro mucho más cerca de la esencia de Hanoi, de su cultura popular, que en el Templo de la Literatura, el Mausoleo del Tio Ho, o la “infame” Bahía de Halong. El Tata Vasco no repartió peces, enseñó a pescar. Los descendientes de los purépecha nos lo explican hoy de esta manera: “Sin él, nuestra raza habría desaparecido”. Otro hombre nos invitó a cenar carne de oso polar, que tiene la textura de un filete cualquiera con un regusto a pescado. Pero el grado de rigor y autenticidad al que asistimos esa noche, admirando los motivos que el joven solista dibujaba con la voz, hace pensar a uno en cosas olvidadas de otros tiempos. En donde la voz era coral y representaba el sentimiento de un pueblo. Lejos de casa la felicidad, a veces, no es más que unos tragos de cerveza y un poco de pasta cocida como Dios manda.

Al día siguiente me dirigí al lugar de reunión acordado con aquel niño, con una pizarra que me había prestado uno de los pocos hoteles que existen en la zona y con mis libros para aprender indonés a partir del inglés. El río Yellowstone navega a través de la llanura regalándonos a su paso dos cascadas impresionantes que caen en un valle rocoso que en las horas centrales del día es de un amarillo cegador. Del Salto Angel sólo caben decir adjetivos superlativos. Una de las obras de arte de la naturaleza y, esto es valoración personal, la catarata más impresionante de cuantas existen. En la costa sudanesa, por ejemplo, Shaab Rumi permite observar, entre llamativos arrecifes de coral, a un buen número de especies de tiburones. En el paisaje del Meili, del Amne Machin, del Minya Konka y de la Montaña de Nieve del Dragón de Jade hemos tenido que atender también a sus intensos sentidos y símbolos religiosos.

La arena crea cortinas mientras el sol remata la faena sin piedad

La luz codificada en mi cerebro dibuja las cumbres más altas abrigadas por el manto de un hayedo y sus chimeneas de niebla. Cuando sonrío brillan en mis pupilas las montañas del Karakorum, cuando estoy triste, me afligen tormentas de arena que nublan el corazón, cuando sueño me llegan reflejos de la Antártida, vientos de la Patagonia, luces del Tíbet. Cuando sopla el viento, la arena crea cortinas mientras el sol remata la faena sin piedad. Como una bendición ha sido la lluvia en el humedal manchego, capaz de apagar el fuego de sus turbas subterráneas.

Doce horas después estoy instalado en una motocicleta recorriendo caminos polvorientos con un pollo en la mano. Los destinos de África sí que son inescrutables. Nada de rutinas, de ir de lunes a viernes a trabajar o de clases de la universidad. En toda la isla no hay un espejo, no hay una sola ducha, bebíamos agua de coco y comíamos peces recién sacados del mar. Por la orilla deambulan centenares de ancianos y moribundos que acuden desde toda India para esperar la muerte. Algunas mujeres entran en trance, se mesan los cabellos, se tiran al suelo, dan volteretas.

Las heridas infligidas a la belleza, como las del amor, nunca se acaban de curar del todo

Decidí sentarme, encender un cigarro y contemplar aquel extraño espacio. Sabía que Chitambo era un lugar perdido, pero no me lo imaginaba cubierto de polvo y hojas secas. A los que tengáis hijos: alimentad sus sueños. Y a los que no: alimentad los vuestros. El caso es no renunciar a soñar. Porque las heridas infligidas a la belleza, como las del amor, nunca se acaban de curar del todo.

FIN

Queremos daros las gracias a…

A los que se quitaron las botas y sacudieron el barro dejándonos todo perdido. A los que hicieron de su resaca una historia que aún no saben que contaron al buy levitra spain us revés. A los que nos usaron para escribir a los viejos amores que ya no recuerdan sus estribillos. A los que aún tienen cicatrices de masajes en la espalda. A los navegantes que marcharon gritando en la proa palabras en idiomas desconocidos. A los “idiotas” que creyeron en cambiar las otras cosas. A los idiotas que creyeron que no lo iban a hacer. A los que nunca nos pidieron nada. A los que tuvieron el valor de llorar de miedo. A los que decidieron subirse a aquel tren. A los que hacen fotos desenfocadas de sitios reconocidos. A los que caminaron con calcetines por el asfalto. A los que nos contaron que en los picos de las montañas más altas sólo abriga el hielo. A los amigos que siempre ofrecieron un después. A los que en sus motos siempre caben cinco. A los que escribisteis libros de aventuras con los pies. A los que pagaron una tercera ronda en aquel cabaret. A los que enfermaron y no se fueron. A  los que siempre piden los platos escritos a mano en las cartas de papel. A los que mandan aún postales cuando llegan a los sitios. A los que soportaron la soledad y silencio de aquel hotel. A los que nos contaron todo eso… gracias por perderos con nosotros. Hoy hace mil historias que estamos juntos contando el mundo en este proyecto que sólo pretende narrar las cosas que pasan allí fuera a, al menos, buy levitra europe us un metro de nuestros pies.

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share

Comentarios (15)

  • Lucía Calleja

    |

    Sólo puedo deciros que gracias y felicidades. Ojalá haya otros mil más.

    Contestar

  • Alfonso García

    |

    Cada día viajo con vosotros desde mi aburrida oficina. Es lo primero que hago al llegar antes de comenzar a currar. Gracias y felicidades.

    Contestar

  • Juancho

    |

    Me maravillo de la amplia oferta de vida que lleváis tanto tiempo ofreciéndonos. Me enorgullezco de poder felicitaros por vuestros primeros 1.000 post. Me rindo a vuestro talento y más aún a vuestro amor a la mezcla explosiva de viaje y letras. Hay una cosa en la que os parecéis los tres: sois hombres de honor. De cerca sigo vuestras batallas con y contra la vida, y sé que siempre son primero los principios, los valores, la honra. Con el corazón entre las manos, enhorabuena.

    PD: No estoy tan de acuerdo de que el mundo se parezca tanto. Quizá los seres humanos, en su esencia, sí se parezcan. Pero el mundo… El mundo es una maravillosa caja de sorpresas que ustedes nos ponen delante cada día. Y cada día me parece un mundo nuevo, un mundo por descubrir…

    Contestar

  • Javier Brandoli

    |

    Como hablamos una vez tras mi primer viaje largo en el tiempo mantengo que la clave son las personas y esas, en mi experiencia, se parecen muchísimo en todos los rincones. Hay que irse muy lejos y ver muchas diferencias para entender esa similitud (creo).
    Por lo demás, tu formas parte de los que comenzamos haciendo VaP, cuando nos leíamos casi entre nosotros y tu contabas historias muy buenas de tu viaje por Asia.

    Contestar

  • Mayte

    |

    Qué bonito y que inspirador y que ganas me han entrado de volver a dar vueltas por el mundo leyendo el texto, de echarme una mochila al hombro y salir a recorrer caminos… graciasss!!!!

    Contestar

  • JC

    |

    Preciosas fotos

    Contestar

  • JC

    |

    Y yo me rindo tb a todo

    Contestar

  • dori

    |

    No os he elido, pero lo hare.
    he viajado mucho por esos lugares de los que hablaís …
    siempre pensé en narrar mis experiencias, para que otros pudiesen
    sentir, ese aletear de emoción, que sentía yo al descubrir. cada rincón.
    Los últimos años los he pasado estancada en la vida, ahora, mi vida se pone de nuevo en marcha.
    Esta en mi pensamiento encaminarla, a seguir descubriendo.
    Un saludo de la viajera, que llevo dentro. ¡¡¡Na mas te !!!!!

    Contestar

  • Javier Brandoli

    |

    Genial Dori, nada nos puede alegrar más en Vap que escuchar a gente que nos lee y viaje. Kanimambo!

    Contestar

  • Daniel Landa

    |

    Juancho, eres un fenómeno. Bienvenido al club de quijotes errantes!! Pasa y camino con nosotros y verás que sí, ¡que son gigantes! ¡que no son molinos de viento!

    Contestar

  • Lydia

    |

    Felicidades por los 1000 posts y espero que haya muchos más. La recopilación de imágenes y textos es muy interesante. Me ha encantado el fragmento de los agradecimientos.

    Contestar

  • El Chueco de Viaje

    |

    Felicitaciones por tantas hermosas historias, ahora a seguir escribiendo para llegar a los 2000!
    Gracias por incluirme en este post :) “Nada de rutina, de ir de lunes a viernes a trabajar o de clases en la universidad”…
    Salud!!!

    Santiago Ortiz (El Chueco de Viaje http://elchuecodeviaje.wordpress.com)

    Contestar

  • Nacho de La Moneda

    |

    Muchísimas gracias a vosotros por esta enorme ventana de “Viajes al pasado”. Felicidades por esas 1.000 historias.

    Contestar

  • Laura

    |

    Gracias a vosotros por poner el mundo a nuestros pies cada día.

    Contestar

  • Katiana

    |

    Muchas gracias por hacerme un hueco en vuestra mochila.

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets

RT @viajespasado: Hoy nos vamos a Campeche, el mejor secreto de México. Ruinas mayas, ciudad colonial, buena comida, playas, naturaleza y t…

Marina Galzerano Marina Galzerano

RT @viajespasado: Hoy nos vamos a Campeche, el mejor secreto de México. Ruinas mayas, ciudad colonial, buena comida, playas, naturaleza y t…

Ricardo Coarasa Ricardo Coarasa

RT @viajespasado: Hoy nos vamos a Campeche, el mejor secreto de México. Ruinas mayas, ciudad colonial, buena comida, playas, naturaleza y t…

RealRufo RealRufo

RT @viajespasado: Hoy nos vamos a Campeche, el mejor secreto de México. Ruinas mayas, ciudad colonial, buena comida, playas, naturaleza y t…

javier brandoli javier brandoli