El viaje, la aventura

Por: Javier Reverte

info heading

info content

Hay varias preguntas que a menudo me formulan en los coloquios de las conferencias que suelo ofrecer cada año en diversas ciudades españolas: ¿por qué viajamos en tiempo de globalización?, ¿qué nos impulsa a movernos cuando los medios de comunicación y en particular la televisión nos ofrecen a la carta los paisajes de todos los rincones del mundo?, ¿todavía queda algo en el planeta que pueda sorprendernos? Son cuestiones difíciles de contestar, desde luego, y para las que supongo que cada cual daría su interpretación. Y son bien ciertas: ¿para qué embarcarse en un viaje si nuestro televisor, mientras tomamos una cerveza tranquilamente en casa, puede mostrarnos tanto la barriga de un hormiguero como la superficie de Marte? Complejo, sí; pero mi respuesta es sumamente sencilla: viajamos empujados por la sensualidad y por el afán de aventura.

Porque no somos solamente la vista, sino que contamos con otros cuatro sentidos que necesitamos poner en contacto con el exterior. La realidad nos atrae con una fuerza irremediable, de otro modo nos entregaríamos blandamente en brazos de lo virtual. Y al viajar, precisamos empaparnos de olores ignorados, de sabores nuevos, de voces ajenas y del contacto táctil con otras pieles. Es necesario estar presente en los lugares, no sólo imaginarlos a partir de una fotografía estática o móvil. Sucede como en el amor: no nos basta la foto, queremos sentir la carne del otro, abrir nuestros oídos a sus murmullos, saborear su cuerpo, olfatear sus aromas.

En cuanto a la aventura, es necesario precisar qué significa la palabra y señalar que, en este caso, las definiciones que aporta el diccionario de la Real Academia de la Lengua son limitadas. Aventura, en mi opinión, no es partir en busca del riesgo, ponerte en peligro, exponerte al miedo y colocar tu vida en el filo de la navaja. Para mí, la aventura consiste en asomarte a ese lado de la realidad que no conoces, atreverte a pasar la línea de lo que ignoras. Y hacerlo con toda la emoción de quien espera una sorpresa agradable. Todo viaje significa eso, incluso si es un viaje organizado puntillosamente, en el que casi todo está previsto. Porque cualquier viaje supone una violación de la normalidad, salirse de la vida organizada que repites cotidianamente, alterar el orden monótono de las cosas, colocarte en el lado contrario al que ocupan el tedio y el aburrimiento. Y en cualquier momento surge, tal vez cuando menos lo esperas, la sorpresa anhelada.

Sucede como en el amor: no nos basta la foto, queremos sentir la carne del otro, abrir nuestros oídos a sus murmullos, saborear su cuerpo, olfatear sus aromas.

Si la sensualidad del viaje es comparable al amor, su lado aventurero es muy semejante al proceso de creación literaria. Escribir no es un nunca, por muy meticuloso que sea el escritor, una tarea organizada hasta su más íntimo detalle. Al contrario. El creador literario se sumerge en las páginas de su libro, sumido en los brazos de la imaginación, como quien se adentra en una selva densa y oscura. Los personajes y las situaciones, por más que las haya planeado, surgen de pronto, inesperadamente, y toman caminos imprevistos. El protagonista puede negarse a serlo y el secundario puede exigir el primer papel de la obra. Y el escritor debe de seguirles. De ese modo, acaba viajando de la mano de su obra por territorios ignorados y sorprendentes: debe, en fin, como el viajero, aventurarse.

El autor de “El americano impasible”, el novelista Graham Greene, también un gran escritor de viajes, calculó en cierta ocasión el número de kilómetros que había realizado ese año y en la cuenta le salieron más de veinte mil. Y se preguntaba: “¿No será por ello que a veces tengo la sensación de que soy eterno?”.

Porque puede ser que la eternidad esté en nuestros pies viajeros.

 

  • Share

Comentarios (5)

  • Goyo

    |

    Muy bueno Reverte. Me gusta la idea del viaje como “violación” de la normalidad

    Contestar

  • Carlos García

    |

    Que alegría volver a encontrarle por aquí. Me he leído todos sus libros. Saludos

    Contestar

  • Eduardo G.

    |

    Viajamos para huir, entonces. De la rutina, de la pesadumbre, del trabajo… Pero ¿en busca de qué? Hasta en el rincon mas inhospito de la tierra nos acabamos dando de bruces con todo eso de lo que tratamos de distanciarnos. Felicidades por el articulo reverte

    Contestar

  • eva tanco

    |

    Muy de acuerdo con Javier y la idea de la aventura. Y como quiero además felicitar a los autores por lo bien que lo están haciendo, les dejo también un párrafo de otro escritor, Manuel Vicens, que también puede agitar las ganas de vuelo -cuidado con la piedra!-: “Ulises Adsuara sabía que cualquier héroe debe hacer un viaje, un viaje lleno de aventuras del que uno debe regresar maduro y enriquecido, aunque esa travesía podría realizarse sin salir de uno mismo. Tal vez la ofuscación creciente que sentía era un indicio de que ese viaje interior ya se había iniciado como una forma de poesía o de locura…”

    Contestar

  • ricardo coarasa

    |

    El viaje interior está en el trasfondo de cualquier viaje, Eva. Gracias por tu apoyo a los que hacemos Vap

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets

No tweets found.