serie do Pacífico en DVD e Blueray
El mundo de equipaje. El primer libro de Ediciones ViajesalpasadoEl Maconde Africano de Javier Brandoli. Un libro de Ediciones Viajesalpasado

leccións de amizade nunha aldea alemá

Por: Laura Berdejo (Texto e fotos)
A viaxe toda foi unha ruptura estereotipos, dos alemáns xogar na herba para o cemiterio con bicicletas e Deportes, Do noso amigo enfermo rindo, xogar e abrazando coidado ao entusiasmo sincero da súa familia, lonxe a nube de tristeza Imagined, Nos coidados brazos realmente unha alegría.
  • acción
 
 

Volando entre graffitis de Valparaíso y montañas de verdad

Por: Laura Berdejo (Texto e fotos)
La felicidad quedaba dentro del desorden, el premio parecía exclusivo de quien se hubiera dejado perder. Nos acordamos entonces de que en la plaza principal, donde empieza una calle angosta por la que deambulan vagabundos atemporales, enfrente de un monumento a las batallas navales de Chile, está el Palacio de Justicia.
  • acción

terremoto Oaxaca: axudas e roubo tras castátrofe

Por: Javier Brandoli (texto e fotos)
Que tipo de persoa que ten que ser para roubar o que queda de algúns cascallos? Para tomar posesión da axuda prestada millóns de persoas xenerosamente? Hai tamén outros. moitos máis. Moitas máis persoas dispostas a axudar, para dar a metade do que ten aínda pouco. Todo o que foi visto en Juchitan. É moi bo e moi malo. Todo o que é capaz de facer o home.
  • acción
 
 

Los periodistas carroñeros y el mundo edulcorado
Por: Javier Brandoli

Imaginen una foto igual en Las Ramblas de Barcelona. Un niño que lleva a otro niño en brazos, muerto, mientras su hermana llora a su lado. ¿La publicamos? Y ahora pensemos en otras fotos. ¿Aylan? Un niño muerto en una playa. Un bebé, máis. Dura también. ¿Había refugiados ahogándose en el Mediterráneo antes de él?
  • acción
 

Antigua y Barbuda: una semana en la isla de M
Por: Javier Brandoli (texto e fotos)

En la puerta del aeropuerto de Antigua y Barbuda nos espera M. Se me olvidó su nombre, así que la llamaré M. Esta vez no fue mi culpa, M hablaba poco, lo justo, no hubiera sido fácil recordarla aunque hubiéramos pasado juntos seis años. M era una mujer de mediana edad, arisca, que economizaba sus palabras y sus gestos. Ahora que lo recuerdo, no estoy seguro de que M me dijera su nombre. Afinando algo más la memoria, no estoy seguro de que M dijera algo.
  • acción
 
 

Últimos tweets

No tweets atopou.