Villarreal de San Carlos: el camino de los bandoleros

Por: Edu y Eri (texto y fotos)
Previous Image
Next Image

info heading

info content

Cualquiera que se acerque al Parque Nacional de Monfragüe, en Cáceres, pasará por Villarreal de San Carlos. Esta pequeña pedanía es el único núcleo urbano que existe en su interior y el punto de partida de la mayoría de las excursiones. Pero la aldea, enclavada en una zona que era antiguo feudo de salteadores de caminos, es mucho más que un simple lugar de paso.

Este pequeño enclave fue fundado a mediados del siglo XVIII por Carlos III. ¿El motivo? El entorno de Monfragüe estaba infestado de bandoleros sin escrúpulos y los robos estaban a la orden del día. Comerciantes y viajeros sufrían constantes asaltos para los cuales no había demasiado remedio, especialmente en lugares concretos como en el Puente del Cardenal. Teniendo en cuenta el potencial cinegético del entorno, así como su importancia como lugar de paso, “El Político” decidió crear una pequeña guarnición fija para dotar de seguridad a la zona. Con ese hecho no sólo se explica el origen de Villarreal de San Carlos, sino también el de buena parte de sus edificios. Son poco numerosos y a nivel individual no hay ninguno que sea especialmente sobresaliente, pero la suma de ellos forma un conjunto encantador. Quizá la principal referencia sea la sobria iglesia de Nuestra Señora del Socorro, en la parte alta. Sin embargo, también hay que destacar, gracias a la presencia histórica de granado trashumante en el entorno, un buen número de chozas para los pastores en la parte inferior del pueblo.

El entorno de Monfragüe estaba infestado de bandoleros sin escrúpulos y los robos estaban a la orden del día.

Como es evidente, con el paso del tiempo Villarreal de San Carlos perdió la función para la que había sido fundada. Tras un largo periodo en el que gris acaso sea el mejor calificativo, con el transcurso del siglo XX la zona adquiere importancia por la tendencia ecologista que poco a poco fue llevando a la protección del entorno. La declaración de Parque Nacional en 2007 vino de la mano de un proceso paralelo en el que todas las actividades del pueblo se orientaron hacia el turismo: alojamientos, restaurantes, pequeños comercios…

Información sobre las rutas

En la actualidad, como se ha dicho, Villarreal de San Carlos vive por y para la explotación turística del Parque Nacional. Eso hace que haya una gran oferta cultural en la localidad, estructurada entorno a la calle principal que parte el pueblo en dos y siempre enfocada, como es natural, hacia Monfragüe. Lo primero que hay que destacar es un Centro de Visitantes en el que no sólo nos darán mapas y consejos para planificar nuestra ruta, sino además informaciones de última hora: si algún tramo está impracticable por las lluvias, si no conviene ir a un sitio porque puede caer la noche, eventos concretos…
Por otro lado, el Centro de Interpretación de Monfragüe, de entrada gratuita, permite al viajero conocer en profundidad todo lo relacionado con el parque: flora, fauna, cambios por estaciones… Para ello se han reproducido distintos ecosistemas del Parque Nacional, y para los más pequeños se ha creado un pequeño laberinto en el que se juega con distintos objetos de Monfragüe. Muy cerca de él está el Centro de Interpretación del Agua, que si bien es menos completo también merece la pena. Su exposición está dividida en dos tramos: uno en el que se narran los distintos usos del líquido elemento a lo largo de la Historia en el entorno y otro que incluye una gran maqueta de todo el Parque Nacional. Huelga decir que también es gratuito.

Una joya de la naturaleza

Y aunque el protagonista de este artículo es Villarreal de San Carlos, habiendo fijado aquí el foco es imposible no hacer una sucinta referencia al Parque Nacional de Monfragüe. Hasta la fecha es el último espacio natural de España que ha recibido la máxima calificación en cuanto a protección se refiere, y un simple paseo por él sirve para dar cuenta de la necesidad de conservar un entorno como éste. El recorrido se puede hacer en plan cómodo o aventurero. Para la primera opción se utiliza el coche, yendo de un punto de interés a otro. En cuanto a la segunda posibilidad, se trata de hacer senderismo a lo largo y ancho del parque. Hay distintas rutas, aunque una que ofrezca una buena panorámica nunca bajará de cuatro o cinco horas caminando.

En cuanto a los principales atractivos hay que destacar el Puente del Cardenal (que en determinadas épocas del año queda totalmente sumergido), el Castillo de Monfragüe (desde donde las vistas son espectaculares) y el Salto del Gitano (una formación rocosa en la que se concentra la mayoría de rapaces del Parque Natural). Se podrían llenar párrafos y párrafos hablando de las maravillas de una visita a esta joya de la Península Ibérica, pero sobre todo lo que queremos transmitir es que Villarreal de San Carlos, el lugar que probablemente sea el punto de partida de la excursión, no debe pasar desapercibido. Es un núcleo pequeño, sí, pero que rezuma historia por los cuatro costados y que ofrece demasiados atractivos como para que no sea tenido en cuenta.

el viaje

el camino
El Parque Nacional de Monfragüe está situado en el norte de la provincia de Cáceres, en el centro de una suerte de triángulo formado por Cáceres, Trujillo y Plasencia. Para llegar hay diversas opciones: para una aproximación general habrá que tomar la A-66 (si se viene desde el norte o el sur) o la A-5 (si se viene desde el centro). Por la zona habrá que tomar algunas carreteras secundarias, lo cual no es un problema: están en buen estado y la señalización es más que adecuada.

una cabezada
Aunque en las inmediaciones del Parque Nacional hay diversas opciones de alojamiento nuestra recomendación es ir a alguna de las grandes ciudades cercanas, donde la oferta es mayor. Para los amantes de la naturaleza el Camping Ciudad de Cáceres (www.campingcaceres.com), en la capital de la provincia, será una opción a tener en cuenta.

a mesa puesta
En Plasencia, a media hora en coche de Villarreal de San Carlos, es posible degustar los mejores platos extremeños, elaborados con productos con denominación de origen, en el Restaurante del Parador Nacional (Plaza de San Vicente).

muy recomendable
La visita a Villarreal de San Carlos y un recorrido por el Parque Nacional de Monfragüe pueden llevar la mañana entera. Un complemento perfecto puede ser pasar la tarde disfrutando del pequeño casco antiguo de Plasencia, descubriendo una ciudad Patrimonio de la Humanidad como Cáceres o siendo sorprendido por el impresionante conjunto monumental de Trujillo.

Más rutas por España de Edu&Eri en www.eduyeriviajes.com

Búsquedas realizadas:

  • Share

Comentarios (3)

  • Mariano Bayona

    |

    ¿Cuás es la mejor época para visitar Monfragüe? Estaba pensando en ir un fin de semana. Gracias

    Contestar

  • Edu & Eri

    |

    Hola Mariano!

    En realidad toda época es buena, aunque quizá el inicio de la primavera sea el momento por excelencia para una visita porque muy cerca del Parque tendrás al valle del Jerte en pleno apogeo con sus cerezos en flor.

    De todas maneras, en lo que se refiere estrictamente a Monfragüe en cualquier mes del año te vas a encontrar uno de los lugares más bonitos de España.

    Un saludo!

    Contestar

  • santi

    |

    Interesante propuesta. Esta web siempre me sorprende. De verdad que es un lujo leer VaP. Enhorabuena por los nuevos fichajes!

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets