, Tanganyika eta Afrikako erregina

By: Javier Reverte

info izenburu

info edukirik

Urte bat baino gehiago pixka bat joan Afrika dut azken beltza. Eta egun gutxiren buruan, Sailen zaharra ferry baten gainean I, "Liemba", Tanganyika lakua ekialdeko ertzean, Afrikako handienetako bat; una superficie lacustre cargada de historias y de leyendas. En sus aguas dicen que vive Gustav, el cocodrilo más grande y feroz del mundo, que al parecer se ha zampado a medio millar de personas a lo largo de las tres últimas décadas. Y en el Tanganyka, John Huston rodó una película inolvidable que protagonizaron Humphrey Bogart y Katharine Hepburn: “La reina de África”, basada en la novela homónima de Foster, el autor de “Pasaje a la India”. No voy a contar el argumento porque casi todos lo sabemos de memoria. Pero si algunas cosas sobre el rodaje que mucha gente no conoce.

Dirudienez, a John Huston dejó de interesarle el film nada más llegar a Africa y desplegó toda una febril actividad en lo que se convertiría en su principal objetivo: cazar un elefante. El productor Sam Spiegel estaba desesperado con los retrasos y, a tal punto llegó la obsesión del director que uno de los guionistas, Peter Viertel, el marido de Deborah Kerr, decidió abandonar el trabajo a mitad del rodaje después de pelearse con Huston. Urte batzuk geroago, escribiría un libro sobre ello entre la ficción y la realidad: “Cazador blanco, corazón negro”, que a su vez llevaría al cine con el mismo título Clint Eastwood.

¿Por qué será que África acaba por convertir en mito cuanto toca?

A Bogart no le gustó demasiado la idea de trabajar tres meses en África. Neoyorkino de pura cepa, hain zuzen: urbanita hasta la médula, se pasaba los días encerrado en su tienda dándole al whisky y al tabaco, consolado de su penar por su joven esposa Lauren Bacall, que le acompañó durante toda la filmación. Baina Katharine Hepburn disfrutó como una niña en el rodaje. Acompañó a cazar a Huston en más de una ocasión y, si no llegó a producirse un romance entre ellos no fue porque Huston no lo intentará, sino por la fidelidad que la Hepburn le guardaba a su marido, el actor Spencer Tracy. Como el guionista Viertel, también ella dejó un texto escrito sobre la experiencia, un librito que tituló “El rodaje de La Reina de África o cómo fui a África con Bogart, Bacall y Huston y casi pierdo la razón”.

El suyo es un texto algo ñoño, pero resulta curioso en ocasiones. Adibidez, cuando habla de la naturaleza africana. “Un cocodrilo -escribe¬- es un animal carente de todo encanto. Ves a uno deslizarse por la orilla y echarte una mirada siniestra antes de desaparecer… “Ya probaré esa pierna -parece estar diciendo-, es solo cuestión de tiempo”. Y no van a creer esto: a veces permanece tendido en la orilla con la boca abierta de par en par. Y vienen los pájaros y le mondan los dientes. Hay también un pájaro de color blanco que les quita a los elefantes las garrapatas del lomo. Es el toma y daca de la selva”.

Concluye así la actriz: “Este libro les explicará lo que significó para mi encontrarme por primera vez con Huston, Bogart y Bacall en África y trabajar con ellos sin descanso y les explicará también por qué, contra viento y marea, en la calma y en la tempestad, en lo bueno y en lo malo, pero no del todo hasta que la muerte nos separe, nos lo pasamos tan bien”.
La película salió estupendamente, como todos sabemos. Pero Huston no logró matar a su elefante.
Otro día contaré algunas historias sobre otros míticos rodajes en África: “Mogambo”, “Las Minas del Rey Salomón”… ¿Por qué será que África acaba por convertir en mito cuanto toca?

Javier Reverte

Searched:

  • Share

Comments (3)

  • María-Gómez

    |

    La Hepburn fue siempre una ñoña

    Erantzuna

  • Ata

    |

    Irakasle, para cuándo un nuevo libroQue nos tiene a todos en ascuas y con un mono de lecturas viajeras tremendo

    Erantzuna

  • Nacho

    |

    Purua Reverte. ¡Qué placer leerle! ¿Qué sitio de Africa tiene todavía pendiente de conocer?

    Erantzuna

Idatzi iruzkin bat

Azken tweets