Tierra de Brujas, de Maria Ferreira. Editado en la colección editorial Viajes al Pasado
El mundo de equipaje. El primer libro de Ediciones ViajesalpasadoEl Maconde Africano de Javier Brandoli. Un libro de Ediciones Viajesalpasado

Paraguay: los crucificados del país más feliz del mundo

Po: Enrique Vaquerizo
cruc1
Así que más de veinte trabajadores junto a sus familias cogieron madera y clavos y en vez de subir al Gólgota se instalaron en un cuarto junto al Ministerio de Trabajo con las muñecas atravesadas y dispuestos a mantener la protesta hasta ser readmitidos. Desde entonces la zona vive en un estado de romería constante; medios de comunicación, policija, liječnički, sacerdotes y ciudadanos que se pasan por allí por si acaso sucede algún milagro.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 
 

La ciudad perdida de los Tayrona

Po: Enrique Vaquerizo (tekst i fotografije)
colomb3
El francés por ejemplo recuerda que hace poco leyó en algún sitio una teoría basada en que la presencia española aumentó de forma decisiva el nivel de agresividad en el continente, se extendió como un virus y provocó aún más atrocidades entre los indígenas. Los dos suizos parecen encantados con esta explicación y relatan su visita recienta a las minas del Potosí y lo mucho que les impresionó la crueldad que se respiraba en aquel sitio. El belga que inexplicablemente parece haber olvidado la existencia de un tal Leopoldo
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share

Aeropuerto Ben Gurion, la guarida de Murphy

Po: Enrique Vaquerizo (tekst i fotografije)
bengurion1
El maldito sello de Guinea Bissau vuelve a causar pavor entre el personal y esta vez además han descubierto en la página de atrás el de Mali. De nuevo se reúne un conciliábulo que parece la Sociedad Geográfica Española, intentan determinar si son países que puedan atentar contra la seguridad nacional.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 
 

Charlie Hebdó y las buganvillas
Po: Enrique Vaquerizo

1
Internet decía que estaban bien y fuera de peligro, que algunos vecinos de la ciudad consiguieron alertarlas, a tiempo de que se refugiasen con otros cristianos en el cuartel militar de la ciudad, que lo peor había pasado y en unos días podrían tomar algún avión con destino a Togo, a Burkina o a Benin. Durante los días siguientes la gente de la ciudad se dedicó a llevarles comida y a salvar algunos enseres de la Misión.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share
 
 

Una casa en La Paz
Po: Enrique Vaquerizo (tekst i fotografije)

lapaz4
Las bragas y sujetadores florecían en las lámparas como champiñones, mientras las plantas se adueñaban del piso de arriba, trepaban por las paredes y se desparramaban por las escaleras en un rumor sordo como de sinfonía amazónica. Espantada, cobraba y salía disparada, antes de que saliese un jaguar de debajo del sofá.
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Meneame
  • Share