Tempestade de estrela brillante sobre o océano

Por: Pedro Ripol (texto e fotos)
foto Anterior
seguinte

información título

contido información

Ya son muchos los saltos de algún pez que nos ronda. Hace días que, de cando en vez, se oye un ¡splash! e, al mirar, lo único que hemos llegado a ver, a unos cinco metros de la barca, es el agua retornando al océano después de haber sido levantada por algo y multitud de ondas propagándose concéntricamente en la zona donde se acaba de zambullir.
—¿Qué crees que es? —le pregunté a Pancho—. Si es un pez, ¡no será pequeño!

El sonido que generaba el impacto con el agua nos parecía desmesurado para el tamaño de los animales con los que nos íbamos encontrando. No sería tan grande como una ballena ni tan pequeño como los dorados que solíamos pescar. Digo solíamos porque ya hace días que no pescamos. ¿Sería eso quizás el causante de nuestra escasez de pesca? No dábamos con el motivo y en repetidas ocasiones comentábamos que o bien los peces habían arrancado —y nosotros perdido— los señuelos más efectivos, o que algún pez demonio nocturno pretendía mantenernos a régimen.

Un enorme pez plateado de unos tres metros de largo se alzaba por los aires, más bien volaba, a no menos de dos metros de altura

Ayer escuchamos un nuevo splash pero con una gran diferencia, por fin vimos lo que lo provocaba. Un enorme pez plateado de unos tres metros de largo se alzaba por los aires, más bien volaba, a no menos de dos metros de altura. Enérgico, vivaz, brillante y muy grande. ¿Un atún?, marabilla. Casualmente, los dos estábamos en el exterior y pudimos admirar el espectáculo: que parecía unha cambalhota que nin a criatura máis ousada podería, mesmo en soños, realizar. Na última aparición non deixa dúbidas de que tiñamos tan intrigado ..., mesmo de asumir que era Poseidón, que tirou a cabeza de cando en vez para ver o que esta rogresábamos, ou, se cadra, algunhas das sirenas que mantiñan deus tan ciosamente grego aloxados baixo as ondas do mar.

Máis impresionante aínda foi a noite de 18 Novembro, cando, para 06.00 -04,00 Horas de luz do día, despois de Pancho Wake, Eu fixen o seguinte comentario: "Peter, esta noite o ceo é unha visión. Estrela brillante suceden incesantemente ». Eu olhei para el pensar que estaba esaxerando escéptico. Non quería que remar para obter esas horas. Se ata a cidade debería colocar nas ondas do mar…! Ben, Pancho díxolle indiferente e xubilados para pagar o seu tributo a Morpheus.

Eles estaban tirando estrelas cada dez segundos, ou menos, estaban desmoronar, xeralmente, de oeste a leste

Imaxina a miña sorpresa cando, de súpeto, luz potente reflectido no mar case me cegou. El veu detrás de min e virou-se para asistir aínda na banda do, podería chamar, sol fugaz. O que un impresionante! Extraordinario!, exclamou. Pero iso non era sobre a festa, só comezando. Parecían fogos artificiais que comezan as celebracións dun pobo. Eles estaban tirando estrelas cada dez segundos, ou menos, estaban desmoronar, xeralmente, de oeste a leste, pero tamén noutras direccións. Máis ou menos brillante, deixando atrás rastros brillantes de po cósmica que permaneceu no ceo por un longo tempo; luminoso e escuro e groso ou fino. Ocasionalmente, o feixe é estirado como unha labareda xigante nos estelares bóveda sombras xeradoras de todos os obxectos no barco, e outro de intermitencia era o seu pasaxeiro, case imperceptible.

Algúns deles quedou na miña memoria. Non esquezas que estes tres que tiveron lugar na mesma dirección. Mantívose a luz e reflicte no océano a primeira, cando o último é ofrecido e no seu mellor. Ou que outro tan espesa de diámetro similar ao da Lúa, que tivo lugar en cámara lenta nunha despejadísimo ceo iluminada o seu camiño a través do mar, ata entón un escuro completo. A cúpula exterior foi continuamente a ser riscado por foguetes efémeros; Alguén podería dicir que eu gustaría de pintar unha pintura abstracta liñas brancas sobre fondo negro.

Pequenas luces que acenden fóra tan brevemente como para eliminar a auga do mar pola noite

Plancto, si. Todos ou case todos vimos e seu apelido ten sorprendido máis dunha vez. Pequenas luces que acenden fóra tan brevemente como para eliminar a auga do mar pola noite. Cada noite shovelful, especialmente cando non hai lúa, transformar estas lámpadas que nos fascina. Pero la impresión que nos causó el manto luminoso del océano hace unos días fue comparable a la de aquellas estrellas fugaces que comentaba anteriormente. Como o musgo para as rochas na montaña, ben cuberto este fósforo capa do océano. Súa mirada intensificouse cando abalada polo casco ou os remos do barco, facendo que a escuridade do tempo se transformou en luz ofuscante. Debía de estar formada por miles o millones de partículas de plancton, gracias a las que la superficie acuática sobre la que hasta entonces nos desplazábamos parecía haber desaparecido y mutado a luz líquida. En cierta manera, a aquella luz se la sentía viva. Así navegamos, incesantemente encantados por alguna nueva maravilla.

Las estrellas fugaces que nos alucinaron aquella noche fueron producidas por una tormenta de meteoros Leónidas que cada 33 años muestran un pico de actividad debido al polvo provocado por el cometa Tempel-Tuttle. Estaba anunciada en los medios de comunicación para aquella madrugada del 18 Novembro 2001 pero nosotros no lo sabíamos. Las condiciones del cielo, despejado y oscuro como boca de lobo, nos permitieron una privilegiada observación. Normalmente, en otros acontecimientos estelares las estrellas fugaces suelen pasar de los 5 meteoros a la hora hasta un máximo de 400. Esa noche se produjo una tasa THZ máxima de 1.500 meteoros/hora, a pesar de que el pronóstico era que en el este de Asia podría situarse entre 4.000 un 8.000. E 1999 se registró un pico de 3.700 meteoros/hora. Su iluminación se produce al entrar en contacto con la atmósfera las partículas de arena o mármol de ese polvo cósmico, del tamaño de un garbanzo, máis 100 kilómetros de altura, llegando a alcanzar temperaturas de 1.650 graos Celsius. Nunca sabré cuántas de esas estrellas fugaces nos iluminaron el camino. En todo caso, esa noche no era para contar sino para disfrutar admirándolas.

Para obter máis información: www.atlanticoaremo.com

  • acción

Escribir un comentario

Últimos tweets

No tweets atopou.