ハバナからのポストカード

で: ハビエルBrandoliの (テキストと写真)
前の画像
次の画像

情報の見出し

情報コンテンツ

De La Habana recuerdo que un árbol viejo y barbudo ladraba al amanecer. Lo hacía molestando el llanto de un coche enfermo y falso que deambulaba por una calle estrecha sin sombras por las que huir.

少し北に, 風が乾くところ, 人は柔和で壊れた海の前で踊った. その肉は正確で、そのリズムは, ルールを誇りに思う, 祈りやセックスのないenvestidas. 女性とシャンプーの匂いがした. そこには、わいせつな夕日が見えた, 静かで悲しい家族と一緒に, 太陽が6つの波で薄められた.

その後、, ya en el centro roto de la ciudad, la noche cayó a plomo sobre los perros vagabundos que alterados no sabían cómo despedirse. De pronto sonaba algo de música en un garito y allí andaban todos, con sus rabos delgados y sus costillas en flor, esperando que alguien les recordara porqué no estaban muertos.

acomodar sus manos sudadas sobre las caderas inquietas de los otros

で, el humo del tabaco explicaba que hubo un ayer, y los extranjeros, que bebían azúcar líquido de diversas formas y colores, intentaban acomodar sus manos sudadas sobre las caderas inquietas de los otros. La madrugada parecía entonces retorcerse y ellos, las gentes de esta tierra, creaban arte con golpes de ingenio para engañar su hambre.

Recuerdo un hombre que cantaba canciones tristes junto a un hombre que cantaba canciones alegres. Lo hacían acompasados, quebrando la lógica que dicta que las lágrimas y las risas sólo se merecen en los entierros.

las lágrimas y las risas sólo se merecen en los entierros

Desde una terraza alta en un edificio podrido, aún a oscuras, vi un marco vacío que asomaba a la ciudad explicando que La Habana es un cuadro que revive después de muerto. I, preocupado por entenderlo, observé que las lámparas de algunas casas se iban apagando en total desorden. Se dormía sin reglas, principal indicio que precede al caos de los hombres.

その後、, 翌朝, cuando la luz demolía conciencias y las almas se asomaban descaradas de nuevo a los balcones, salía a la vida intranquilo porque un golpe o un grito lo hubiera derribado, 最悪, ordenado todo. Y otra vez las calles enseñaban la vieja lección de La Habana convertida en condena: nada se necesita para poder ser. Y entonces contemplaba hombres y mujeres sin rumbo y más allá del descaro de sus sonrisas se intuía la tristeza de su amarga victoria

Ladraba un árbol, ladraba un perro y ladraba un hombre.

 

 

 

  • シェア

コメント (1)

コメントを書く