Presentación de El mundo de equipaje

Per: VAP
imatges anteriors
següent imatge

encapçalament informació

contingut d'informació

Si se trata de presentar un libro, qué mejor que hacerlo rodeado, precisament, de llibres. I si, més, es un libro de viajes, pocos sitios más apropiados que una librería de nombre tan evocador como Tierra de Fuego. Ahir, en el nombre 3 de la Travesía de Conde Duque, a Madrid, nos reunimos unos cuantos amigos de

VAP (si el cronista no fuese parte interesada se atrevería incluso a reseñar que la sala estaba llena) per vestir de llarg al nostre llibre, El mundo de equipaje, el primer de la nova col·lecció editorial, que esperem prolixa, Viatges al Passat.

No estamos locos. Ya sabemos que no se venden libros. Ya sabemos que la crisis no ayuda. Però, malgrat tot, un buen día decidimos

emplear el escaso botín de cuatro años de duro trabajo en editar El mundo de equipaje, una invitación a recorrer el mundo con los ojos bien abiertos, el oído atento y la capacidad de sorpresa intacta. Momentos como los vividos ayer compensan de sobras ese esfuerzo.

Un buen día decidimos emplear el escaso botín de cuatro años de

duro trabajo en editar un libro

Porque ayer, en la librería Tierra de Fuego se escuchó hablar de viajes, de muchos viajes, de esa filosofía VaP que tan bien recreó Pepe Martín, l' Agencia Autores (gràcies María Jesús González), però, sobre todo se palpó ese espíritu inquieto que nos ha permitido publicar ya más de 1.100 reportajes viajeros: la curiosidad de la infancia que ninguno de los que allí estaban ha dejado que se apague del todo. Y por eso Raúl García (Grytviken: un brindis sobre la tomba de Shackleton) llegó convencido de que su terapia para intentar viajar menos iba por buen camino y salió soñando con desiertos libios, islas del Pacífico y selvas de Camerún ante la mirada resignada de su mujer.

Ese mismo espíritu llevó a Vicente Plédel i Marián Ocaña (Angola: centinelas del camino y Libia: les pedres que parlen) a remover agendas y cuadrar imposibles (algo a lo que, d'altra banda, están muy acostumbrados) para estar con nosotros. Alguno lo lamentó, porque tras escuchar la primera intervención de Vicente, con sus desbordantes experiencias viajeras en más de un centenar de países, más de uno hubiera suplicado a la tierra que le tragara. https://www.viagrasansordonnancefr.com/viagra-cialis/ Pero no se tragó a nadie, afortunadament. Y al escuchar a Laura Berdejo (El tiempo circular de Manono y Sydney: el fantasma de la ópera), con esa facilidad que tiene para endulzar las palabras, escuchamos romper las olas del Pacífico, antes de que Alicia Sornosa (Chiloé: la historia de la Negra Ester), 76.000 km en moto y una vuelta al mundo después, nos demostrase el coraje de una mujer de aspecto frágil mudada ahora en serpiente inquieta (por confesión propia) a la espera del próximo viaje.

En Tierra de Fuego se palpó ese espíritu inquieto que nos ha permitido publicar ya más de 1.100 reportajes viajeros

Y entonces se levantó Enrique Vaquerizo (Ouagadogou i els estels fugaços, La interminable cópula de El Lamido y El Parque Madidi y los secretos de los toromonas), que no ha hecho la mili pero sí un erasmus, http://www.cialisgeneriquefr24.com/cialis-vente-libre-en-france/ y nos cautivó como nos cautivan sus palabras escritas, con esa pasión viajera que ha desgranado en VaP todos estos años, de Bolivia a Níger con parada en Camerún. I, més, le gusta París.

Olga Moya (Ra Moe, la cárcel sin rejas y Puerto Galera, relat sense moralitat), després, nos recordó que la desconfianza es una pésima compañera de viaje, aunque se pague caro, o quizá por eso. Con su verbo pausado, terminó confesando que sí, que había moraleja. Y vaya si la hay.

Olga Moya nos recordó que la desconfianza es una pésima compañera de viaje

Tocaba seguir los pasos del Tata Vasco en el querido México. Goyo G. Mestre (Michoacán: viatge a la utopia del Tata Basc), muy generoso con VaP, avivaba para entonces la curiosidad de todos por este personaje singular, evidenciando una de las señas de identidad de los que hacemos Viajes al Pasado: la pasión por los lugares donde la Historia ha dejado su huella. Detrás del comino, el rice&curry y las guindillas viaja Álex Esquerrà (De Kandy a Nuwara Eliya: dinar al tren del te). Primero viaja su estómago, y detrás va él. Leer su crónicas es, també, olerlas y, gairebé, comérselas. Así que los aromas de la cocina de Sri Lanka acompañaban sus palabras y alguno soñaba ya con la caña y la tapa.

Pero quedaba aún tiempo para que Juancho Sánchez (El petó de Déu a 5.416 metros de altura y Choquequiraw: el Machu Picchu desconegut), con atribulada conciencia de infiltrado, elogiara el espíritu de VaP y dejase caer, como quien no quiere la cosa, que un día se rebeló contra la prudencia, lo dejó todo y se perdió muchos meses por Asia. ¡Vaya con los infiltrados!

Juancho Sánchez un día se rebeló contra la prudencia, lo dejó todo y se perdió muchos meses por Asia

A miles de kilómetros de Madrid, en la ciudad japonesa de Takayama, uno de los puntales de VaP, Daniel Landa (Lesotho: un país oblidat a les muntanyes, Kamchatka Entre la boira, Diomedes: l'illa de la fi del món, La historia del indígena que conmovió a Google Earth y Canaima: vols de aigua), seguro que sonreía de felicidad en plena grabación de su serie documental “Pacífic”. Y en la otra punta del globo, a Sud-àfrica, Javier Brandoli (Ciutat del Cap: mujer desde mi balcón, Nenes soldat: el seu relat de l'horror, Sota Zambeze: la parella que va venir a acomiadar a l'Àfrica, Cayambe: la maternidad de la mitad del mundo y La falsa mítica del viajero solitario), cofundador de VaP, seguro que estaba maldiciendo no poder estar con nosotros pese a la alegría de completar su largo viaje en coche desde Madrid a Ciudad del Cabo. En Madrid, su socio y amigo Ricardo Coarasa (La màgia del Nil, Debre Damo: el monasterio de los monjes-pájaro, Ngorongoro: la malenconia dels plaers fugaços, Everest: la rutina de la belleza y Eyipantla: los ojos de la niña Viridiana) les echó de menos.

Todos los que no pudieron estar, estuvieron también. Un libro con tantos padres nunca puede quedarse desamparado.

Y todos los que no pudieron estar (una Sebastián Álvaro se le cruzó una inesperada conferencia en Burgos por el camino), Gerardo Bartolomé desde Buenos Aires, Mayte Toca desde Londres, Eduardo de Winter a Brussel·les, Maria Ferreira en El Cairo, Gonzalo Guajardo en Adis Abeba, Diego Cobo a punto de enfrentar el Gran Norte en bicicleta, Josep M. Palau a Barcelona, Nacho de la Moneda, el maestro Eduardo Martínez de Pisón, Nacho Melero, Juan Ramón Morales, Miquel Silvestre i Cristina Trujillo, estuvieron también, d'una o altra manera, en la presentación de El mundo de equipaje. Un libro con tantos padres nunca puede quedarse desamparado.

Como la cosa iba de bautizos, al final hubo vinos y cervezas, por gentileza de la gente de Tierra de Fuego (gracias Miguel Ángel), y un aperitivo repleto de firmas (gracias Santiago, Paquita, Rosa, Carlos, Curro y un largo etcétera hoy más que nunca seguramente injusto). I després, clar, más cervezas y más vinos porque el libro ha nacido con salud y había que celebrarlo. Gracias a todos de corazón.

  • Compartir

Comentaris (12)

  • Gerardo Bartolomé

    |

    Des de Buenos Aires, Gerardo Bartolomé: ¡Presente!

    Contestar

  • Raúl García

    |

    He de confesar que como bien decían mis familiares y amigos cuando ellos preguntaban “….¿cual es tu siguiente destino?” y yo respondíano voy a viajar más…” que me he dado cuenta que ellos, a los que quiero, son los que me conocen mejor que a yo.

    Fue un placer compartir con unosdesconocidosuna pasión y que de esa pasión haya salido algo sólido como es un libro. Mil gracias a todos por volverme a intoxicar. Espero volver a veros y si venís a Mallorca, contactéis conmigo.

    Contestar

  • Alícia

    |

    Para mi ha fue una tarde mágica, escuchando maravillosas historias y tremendas experiencias. Empapándome de otros espíritus viajerosHablando con los que tenemos algo en común, sin conocernos.
    Además de lo increíble que me pareció estar entre vosotros
    Gracias y espero que repitamos.
    Ahir, comencé el libro

    Contestar

  • Diego

    |

    Quina meravella. Rabia no poder estar allí pero todo un orgullo formar parte de esta genial familia.

    Contestar

  • Daniel Landa

    |

    Qué alegría me llevo hoy en la distancia. En mi opinión las ausencias remotas justifican el espíritu de esta revista. Jo, que escribo hoy desde una aldea de Japón, me siento más cerca que nunca de esta tribu de vaivenes viajeros que formamos Va. Os envío al todos un fuertemente abrazo. Además Ricardo y ahora Brando lo sólo puedo decirles GRACIAS por

    Contestar

  • Juancho

    |

    Una revista de viajeros en la que dos de los tres socios no pueden estar en la presentación de un libro porque están viajando, uno cruzando áfrica y el otro asia y el pacífico, es una revista con seriedad y futuro. Gracias a Ricardo, que se bastó y se sobró porque es un grande de los viajes y de las letras. Y gracias Gracias a todos los demás por un nuevo despertar del deseo. Sé genials.

    Contestar

  • Javier Brandoli

    |

    Este libro y esta proyecto es la cosa de la que más orgulloso me siento. un placer ver pasar por VaP a tanto viajero maravilloso que ha contado historias maravillosas. Ese libro es sólo eso, historias del mundo. Saludos tras cuatro meses de fascinante viaje en los que he cruzado Europa y África y, d'alguna manera, algunas nuevas puertas de mi vida.

    Contestar

  • Ricardo Coarasa

    |

    doncs sí, estuvimos en familia porque familia somos todo con un pariente en común: los viajes. Fue una tarde-noche inolvidable en la que, coincido con Dani, tener a tanto coautor repartido por el mundo no hace sino engrandecer el espíritu de la revista. A mí me hubiera gustado mucho que Javier y Dani estuvieran aquí, pero me gusta mucho más que estén tan lejos persiguiendo sueños y carreteras. A todos los que vinisteis, mi gratitud más sincera. Sois todos enormes y, como dije en la presentación, me empequeñecéis como turista/viajero. Sólo un pero: se nos olvidó hacernos una foto de grupo. Habrá otra ocasión, espere.

    Contestar

  • Nacho melero

    |

    Empezaré con un GRACIAS VAP!!!! Por haberme dejado poner un granito de arena en vuestro gran proyecto.
    GRACIAS Ricardo, GRACIAS Javier y GRACIAS Daniel, por vuestro infinito empuje en crear esta plataforma de ilusión compartida.
    Viajar ensancha el corazón, y quienes lo promueven ayudan a que todo sea mejor.
    ¡LARGA VIDA A VaP!

    Contestar

  • Goyo

    |

    Fue un acto entrañable y lleno de gente divertida. Agradecido a los que decidieron meterme en el viaje de VaP. Abrazo a todos los autores que conocí y reconocimiento para Ricardo por animar como lo hizo la mesa durante la presentación.

    Contestar

  • Laura

    |

    Me sumo a la muchedumbre viajera entusiasta. Que acto tan bonito y tan lleno, hasta la exuberancia, de fuerza vital. Ahora ya sólo quiero escribir, viajar y hacer más libros y presentaciones con amigos viajeros, vinos tintos, cacahuetes tostados y almas de verdad.

    Contestar

  • Pilar

    |

    Siendo viajera de viajesorganizados”, me sentí como si nos conociéramos todos de otras veces y algunos viajes. Estoy leyendo el libro como se me da, que decía D. Miguel y fundamentalmente me parecéis gente de mente muy sana y cuerpo muuuuuuuy valiente.
    A por el próximo!

    Contestar

Escriu un comentari

Últims tweets