Dorp: voorstad toerisme

Door: pepa Ubeda (tekst en foto's)
vorige Afbeelding
Volgende Afbeelding

info rubriek

info inhoud


Soweto, cuyo nombre procede de la combinación de las sílabas iniciales de Southern Western Town, es un township situado a 15 kilometer Johannesburg, capital financiera de la República de Zuid-Afrika. Allí vivió, de 1946 een 1962, Nelson Mandela, el primer mandatario negro del país después del apartheid, sistema de segregación racial de las poblaciones negras vigente en Sudáfrica hasta el año 1991, en que se dio por finiquitado.

¿Qué es exactamente un township? El término presenta distintas acepciones, que dependen del país en que se utilizan. En el caso de Sudáfrica, se trataría de territorios reservados a los «no-blancos» —expresión eufemística por «negros»— desde principios del siglo XIX hasta el final del apartheid. En sentido genérico, se trataría de una «villa» o «municipio», hoewel, meestal, la palabra ha quedado vinculada de manera inexorable al apartheid. Por consiguiente, los townships sudafricanos se erigieron, por obra y gracia del «dios» blanco, en asentamientos urbanos.

Los townships sudafricanos se erigieron, por obra y gracia del «dios» blanco, en asentamientos urbanos.

En los camastros de sus viviendas se dejaba caer cada noche —después de trabajar de sol a sol para los afrikáners— la población «no blanca», que comprendía desde el negro más recio al «coloured» más insípido. Zeker, dicho término es otro eufemismo por «mestizo», expresión demasiado escandalosa para los puritanos holandeses que asaltaron los territorios de las distintas tribus originarias y violaron a sus mujeres. Estos asentamientos, por descontado, están muy alejados de los distritos blancos.

Alguien con mucha imaginación y optimismo y corto de vista —o mucha vista y bastante cinismo— diría que tienen un cierto parecido con los dignos arrabales anglosajones de la clase trabajadora. Nu, quizás estaría en lo cierto si se refiriese a los suburbios británicos de viviendas sociales brutalmente empobrecidas desde la llegada al poder de Margaret Thatcher. Echter, para los que tenemos la vista un poco mejor o llevamos gafas bien graduadas, se trataría de habitáculos sencillamente miserables. Con todo, este «modelo urbanístico» sudafricano también podría aplicarse a demasiados suburbios de los restantes continentes. Quizás el problema se base en que no tenga demasiada imaginación —aunque sí buen ojo—, porque me he paseado por unas cuantas y no considero que sea un aliciente vivir en ellas.

Este «modelo urbanístico» sudafricano también podría aplicarse a demasiados suburbios de los restantes continentes

Podría «inventariar» algunos inconvenientes, como la ausencia de cuartos de baño en las barracas, omdat, vayamos al grano, de barracas se trata. O de agua corriente. Hay townships donde, elk 5 de 6 straten, puedes encontrarte con una especie de ataúd vertical que contiene en su interior un grifo al que acuden los habitantes para proveerse de agua. La vida social de la comunidad es activa alrededor de dichos «ataúdes», si consideramos que hay uno a razón de cada 20 de 30 barracas por calle y del grifo mana un hilo de agua que tarda una media hora por lo bajo en llenar un par de cubos. Teniendo en cuenta, Ook, que mana día y noche, las relaciones sociales pueden mantenerse a lo largo de las 24 horas que dura un día. No me extrañaría en absoluto que más de una pareja se haya consolidado sentimentalmente gracias a las largas esperas frente al grifo.

En cuanto a las «viviendas», por continuar con el lenguaje eufemístico, tienen tabiques de cartón o zinc, techos de uralita y ventanas que se protegen del frío nocturno y el calor diurno con plásticos. Gelukkig, como el plástico es tan resistente, no tienen necesidad de sustituirlo con frecuencia, con lo que no contribuyen a la destrucción del planeta, aunque se trate tan solo de un plástico translúcido. Por lo que respecta a las calles que discurren por delante de estas «cajas de zapatos», destacan por sus altibajos y la ausencia de aceras, adoquines y alcantarillas.

No me extrañaría que más de una pareja se haya consolidado sentimentalmente gracias a las largas esperas frente al grifo

Como el neoliberalismo es capaz de superarse a sí mismo de continuo —en castellano diríamos «hacer de su capa un sayo»— con tal de sacar el máximo rendimiento de todo, ha montado rutas turísticas, al menos en algunos de los barrios menos peligrosos.

Volvamos, weer, a Soweto, que podemos visitar acompañados de guía, ya que la casa de Nelson Mandela se ha convertido en museo. También podemos visitar unas pocas más en e incluso ser invitados por alguna familia, previo pago a la agencia organizadora, a tomar los platos tradicionales del township, que no son los que suele tomar habitualmente la población que allí reside, y disfrutar de algún baile tradicional de las damas, que visten trajes Namibië el siglo XIX de un lujo sospechoso, igual de sospechoso que el de los vestidos de las falleras valencianas que vivían en barracas parecidas a las de estas villas sudafricanas.

Podemos visitar Soweto acompañados de guía, ya que la casa de Nelson Mandela se ha convertido en museo

Cuando se abolió el apartheid, todos pensamos que acabarían desapareciendo y que, in ieder geval, solo quedarían algunos como recordatorio de la barbarie humana. Formidable error: aquellos asentamientos donde ninguna persona «no blanca» quería vivir tienen ahora mismo más vecindario que nunca, pues a los «veteranos» se suman los huidos de la guerra y la pobreza de la «otra» África.

Muchos de sus habitantes originarios se dejaron la piel —o se la arrancaron los colonizadores blancos—, tanto en el país del «Arco Iris» del señor Mandela como en la vecina Namibia. Unos pocos negros y bastantes «coloured» han conseguido ocupar algunos «barrios blancos», no los más lujosos, Natuurlijk. Einde, aquello que decía Lampedusa en Il Gattopardo —«es necesario que todo cambie para que nada cambie»— también se ha cumplido en Sudáfrica. Misschien is dat waarom, cuando no hace mucho visité el mismo township de ocho años antes, vi pocos cambios.

Los niños corrían detrás del balón a campo abierto imitando a los futbolistas de élite

Nog steeds, no quiero ser pesimista. Como entonces, los niños corrían detrás de pelotas de fútbol a campo abierto y con envidiables piernas, supongo que imitando a los futbolistas de élite que les visitaron por el mundial de fútbol. Las mismas envidiables piernas de sus padres y sus abuelos corriendo delante de los perros de la Policía del gobierno afrikáner. Aquella policía que frustró a tiros el futuro deportivo de tantos corredores negros. Zeker, el fútbol continúa siendo el deporte nacional de los «no blancos», namelijk, los pobres. Los blancos, por su parte y tras los elevados muros de sus urbanizaciones privadas, continúan disfrutando de un buen partido de rugby o de criquet delante de una cerveza rubia, a ser posible holandesa.

En resumen y volviendo por última vez a nuestros townships, preveo que acabarán convirtiéndose en «parques temáticos».

  • Delen

Reacties (2)

  • Stells Manaut

    |

    geweldig product. Preciosa la imagen del amor junto a la gota de agua.
    Hemos de ser concientes de la suerte que tenemos. El sólo hecho de abrir un grifo y que salga agua es como una suerte demilagro”. No nos miremos el ombligo; veamos mucho más allá de nuestro cómodo día a día. Misschien, ergens, volvamos atrás. El cambio climático es evidente. Preservemos nuestro entorno; no dilapidemos los tesoros naturales. Pensemos en los demás y, sobre todo en lo que les espera a las nuevas generaciones si no hacemos un uso justo de nuestros privilegios

    Antwoord

  • M José

    |

    Over alrdedor Liefde Source:
    Yo soy de un pueblo conquense en donde no había agua en las casas
    (Mi casa fue la primera q se puso el agua hace 48 jaar)
    Las parejas se citaban en la fuente cuando las chicas iban a llenar el botijo

    Antwoord

Schrijf een reactie

Laatste tweets

Geen tweets gevonden.