Fin de Año en Nueva York

Por: Ricardo Coarasa
Previous Image
Next Image

info heading

info content

Nueva York fascina o te horroriza. Todo a primera vista. Para los que no salgan huyendo, aquí van diez propuestas imprescindibles para quienes visiten por primera vez la Gran Manzana.

1- Estatua de la Libertad

En una ciudad en la que cualquiera ha estado a través del televisor o la gran pantalla, uno no tiene la sensación de estar pisando Nueva York hasta que ve la Estatua de la Libertad. Antes de subirse al ferry en Battery Park, un perfecto aperitivo (y gratis) es hacer el trayecto hasta Staten Island, con unas vistas inmejorables de Ms. Liberty. De noche es todavía más espectacular.

2- Central Park

El corazón verde de Manhattan hay que visitarlo, a poder ser, un domingo, cuando los neoyorquinos toman el parque escapando de la ciudad de asfalto y rascacielos y los cantautores callejeros persiguen su sueño americano en sus jardines. Es sólo una ilusión, porque las moles de acero y hormigón rodean por completo Central Park, pero el viajero puede olvidar por unos minutos que ahí afuera acecha la civilización. El monumento a Lennon, a pocos metros del lugar donde un loco silenció para siempre su talento, en el lado oeste, y el Metropolitan, en el este, son dos visitas muy aconsejables.

3- Puente de Brooklyn

Recorrerlo a pie, de un extremo a otro, es una de mis debilidades. Súbase al metro (línea azul) y bájese en “Hight Street”, en el barrio de Brooklyn, al otro lado del East River. Tras cruzar un pequeño parque, está indicada la subida al puente por unas escaleras. Llegar hasta Manhattan cuesta algo menos de una hora (por supuesto, demorándose con las fotografías y disfrutando de las vistas). Se llega al Pier 17, una zona de ocio y restaurantes con barcos de época donde una cerveza sabe a gloria.

4- Times Square

En Times Square palpita la vida de la ciudad que nunca duerme como en ningún otro lugar de Manhattan. El viajero descubre aquí, si no la había intuido ya, que por Nueva York se camina, y mucho, mirando al cielo. El espectáculo siempre está sobre nuestras cabezas. Luces de neón, luminosos, anuncios estratosféricos, edificios que rivalizan por acercarse al Olimpo. De vez en cuando, eso sí, eche un vistazo a ras de suelo y descubrirá en los demás (turistas) la misma fascinación que te hace deambular con un semblante similar al del genial Paco Martínez Soria.
Cuando se haya repuesto del espectáculo que siempre (sobre todo de noche) es Times Square, suba al restaurante giratoria del hotel Marriot (en un lateral, al lado del Plaza). La panorámica es sencillamente sublime. Además, no es muy caro.

5- Broadway

Si Manhattan es un espectáculo en sí mismo, Broadway es su mejor cartelera. Hay que ir a ver un musical, aunque no se entienda ni papa de inglés. La opción más económica es el “Visitor Center Information”, en la misma Times Square (subiendo por Broadway, a mano derecha). En las taquillas se pueden conseguir tickets descuento de hasta un 50%. No confundirse con el Ticket Center que hay en plena plaza, mucho más concurrido. El descuento se aplica en la taquilla del teatro al comprar las entradas.

6- Sesión de jazz en el Birdland

En el cruce de la calle 42 con la 8ª avenida, 315 West (bastante cerca de Times Square) se encuentra el Birdland, un histórico local de jazz de Nueva York que ha escuchado tocar a los más grandes. Se puede cenar o limitarse a tomar sólo una copa (la opción más económica). Es mejor reservar mesa.

7- De Chinatown al Soho

El barrio chino es de visita ineludible, no sólo para hacer acopio de imitaciones, sino para deambular por el dédalo de callejuelas que parten de Canal Street. Al otro lado se encuentra Little Italy. El restaurante “Da Gennaro”, en la esquina de Mulberry con Hester, además de buena pasta fue escenario en el pasado de un sangriento ajuste de cuentas mafioso (sobre la ruta de la mafia en Nueva York publicamos un reportaje en VaP: https://www.viajesalpasado.com/nueva-york-el-rastro-de-la-mafia-en-little-italy/). Muy cerca de Chinatown está el elegante Soho, con sus inconfundibles escaleras de hierro forjado, de esas por las que escapaban los malos en las películas. Un buen lugar para tomarse un café o curiosear en sus tiendas Art Decó.

8- Escuchar gospel

Varias agencias ofrecen asistir a misas en las que se canta gospel por unos 50 dólares por persona. En tiempos de crisis es mejor buscar la iglesia por nuestra cuenta. La de St. Mark, metodista, está en el cruce de la avenida San Nicolás y la calle 138, en Harlem. Hay una paradade metro (135 Street Station) muy cerca del templo. Es toda una experiencia, el ambiente es festivo y los cánticos, pletóricos, toda una exhibición de ritmo y fe; pero los oficios son eternos, lo que obliga a abandonar la misa a la mitad. Por favor, no se os ocurra poneros a filmar.

9- Empire State Building

Podeis subir a cualquier hora del día (mejor a primera hora de la mañana), pero antes asomarse porque las colas suelen ser formidables. Se suben 105 pisos en un ascensor meteórico en unos pocos segundos. Arriba, las vistas son alucinantes. Debajo, Manhattan a nuestros pies (ver la fotografía de los famosos almacenes Macy´s desde lo alto del Empire).

10- El Bronx

Darse una vuelta por el Bronx es asomarse al Nueva York que no sale en los catálogos de viajes. Para los que no se animen a aventurarse sólos, varias agencias ofrecen un recorrido por el Distrito Apache. Una de ellas, Ar-Col, dispone de guías de habla hispana muy profesionales.

  • Share

Comentarios (2)

  • JulioMÁSMÓVIL

    |

    Yo añadiría la tienda Apple de la quinta avenida en forma de cubo de cristal… uno que es un poco Geek, pero, estoy totalmente de acuerdo con la propuesta que vosotros hacéis.

    Contestar

  • ricardo

    |

    Y el Village, Union Square, Grand Central… Esta claro que en NY hay mucho que ver, pero se trata de una propuesta para quienes lleguen a NY por primera vez. Gracias Julio, la tienda Apple, desde luego, tambien tiene una visita

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets