Adiós Zimbabue, adiós Mugabe

Por: Javier Brandoli (texto y fotos)
Previous Image
Next Image

info heading

info content

Las fronteras son siempre principio y final. Mozambique al frente, Zimbabue detrás. Dos Áfricas con ciertas diferencias. Puede que sea el portugués y el inglés o la influencia de Europa del sur y Europa del norte. Una larga cola de camiones a cada lado, todo por llevar y por traer en ambos países. Todo falta, nada sobra. Pese a que el pasaporte africano permite pasar sin visado, la fila de hombres y mujeres con bolsas, maletas y niños colgando de la espalda ralentiza los tiempos. Entro a preguntar si mi visado sacado hace tres meses me vale aún (estuve en Mozambique en abril). La respuesta es negativa, pero me sirve para saltarme la larga cola de espera y ser el primero en cruzar del grupo.

Fuera me esperan Benson y Jenson, nuestro cocinero y pinche zimbabuense con los que comparto varios cigarros. A esta altura del viaje nuestra relación es estrecha, sincera y divertida. ¿Os da pena acabar el viaje?, les preguntó.” Yo estoy deseando ver a mi hija”, me dice Benson. Están cansados, agotados y tienen dudas del país que les recibe. “No son simpáticos los mozambiqueños con nosotros. Eso sí, las chicas son muy guapas. Además no nos entienden”. Curiosa respuesta siempre de los angloparlantes que creen que son siempre los demás los que deben entenderles a ellos.

Detrás se queda un país especial que deseaba conocer desde que llegué a África. Los zimbabuenses son, a mi entender, los africanos más abiertos y simpáticos con los que he tropezado junto a los sudafricanos

Detrás se queda un país especial que deseaba conocer desde que llegué a África. Los zimbabuenses son, a mi entender, los africanos más abiertos y simpáticos con los que he tropezado junto a los sudafricanos. Creo que tiene que ver con la costumbre. Ambos están más acostumbrados a convivir con los blancos pese a que soportaron regímenes racistas atroces que duraron hasta casi finales del siglo XX. En el resto de los países del entorno las independencias se produjeron en la década de los 60 y 70. Los blancos del resto del continente fueron siempre colonos. En Sudáfrica y Zimbabue los blancos son autóctonos por generaciones y corazón. Cuántas veces les he escuchado decir “nosotros somos africanos”, con el mismo orgullo que un xhosa, zulú o tonga.

Mi recuerdo de Mozambique es que crucé el país hace tres meses en chapas (camionetas) y encontré más silencios y miradas que compadreo. Siempre con tímidas sonrisas, educados, pero algo distantes. No es el caso de Zimbabue, donde nos hicimos fotos con unos policías en un supermercado mientras charlábamos sobre la seguridad. Eso es sólo un ejemplo que no serviría de nada sin las otras decenas de personas abiertas con las que tropezamos durante más de dos semanas. Ya traía esta opinión de Sudáfrica, donde viven cientos de miles de refugiados zimbabuenses que respiran odio y miseria entre sus vecinos (un drama que expliqué alguna vez en este blog y que enseña que el rechazo a la inmigración no es un fenómeno que se da sólo en los países ricos). Los zimbabuenses presumen de tener más estudios y hablar mejor inglés que los sudafricanos. Los sudafricanos los ven como competencia desleal para los trabajos: cobran menos y trabajan más. Odio a monedas, historia del mundo.

Zimbabue es el cortijo de Mugabe y sin entender la figura de este matarife libertador nada es explicable

Zimbabue es el cortijo de Mugabe y sin entender la figura de este matarife libertador nada es explicable. A propósito, para los que estén interesados en su figura les recomiendo de nuevo leer el libro “Cenando con Mugabe”, de Heidi Holland.  El subtítulo no deja lugar a dudas: “La historia nunca contada de un libertador que se convirtió en tirano”. El libro empieza con una cena en la que la autora esconde en su casa a un joven  Mugabe soñador y acaba con una entrevista a un hombre convertido en dictador déspota. Sólo daré una sorprendente respuesta que da el presidente en  el libro: “A Zimbabue sólo le faltan productos en las estanterías, nada más”. Y nada menos, faltaría incluir. Hay desde luego dos países distintos. El rural, paupérrimo y de carreteras de polvo, sin luz ni agua, y el de lugares como Harare, la capital, o la turística Victoria Falls, donde hay algunos supermercados de códigos de barras y cajeros de banco. Algunos, que la miseria allí tiene forma de barriadas de ladrillo y cemento. La sensación es que el país se deshace, todo es decadente. No hay la libertad soñada y luchada, que un dirigente de tu mismo color de piel no te hace más libre, ni da comida, ni seguridad.  Podía ser otra cosa este bello país y la culpa es de los libertadores no de los antiguos tiranos. Zimbabue tiene suficientes recursos e infraestructuras heredadas -aún languidecen- como para soñar con algo más que un salva patrias de la causa negra. La causa negra es tener futuro y estantes llenos, no una foto de un presidente de origen  no europeo colgando de cada pared desconchada de los edificios oficiales. La libertad no es sólo un papel y una urna. ¿Realmente hay democracia en África?

Mugabe, el profesor que soñaba con dar educación a los suyos, que presumía de vestir como un lord inglés y que anhelaba el respeto de los blancos y la admiración de los negros, acabó matando por miles a sus liberados y robando las tierras del resto. Su fin está próximo. Dejará un legado de muerte y miseria que costará cicatrizar. Las estanterías son hoy una esperanza que rellenar. Y sin embargo, sus compatriotas sonríen, mucho, con menos victimismo que en otros lugares, con más orgullo. Espero que Morgan Tsvangiri, actual primer ministro, líder de la oposición y vencedor real de las últimas elecciones no haga, si como dicen los pronósticos vence en las “previsibles” elecciones de 2012, bueno a su antecesor. Parece que la Unión Africana no está dispuesta a tolerar otro pucherazo de Mugabe y sus fuerzas leales se debilitan en cruentas guerras internas por el control de Zanu-PF, su partido, desde que han comprobado que la salud de su anciano líder se debilita tanto como las arcas estatales con cada viaje que hace a Singapur para tratarse su dolencia. Curioso libertador que se sana en hospitales de lujo mientras su pueblo no tiene pasta de dientes. Adiós Mugabe.

Este viaje forma parte de la ruta de la agencia Kananga por Zimbabue: Ruta por Gran Zimbabue

Ruta Kananga:http://www.pasaporte3.com/africa/viajes/zimbabue-mozambique/zimbabue-mozambique.php


  • Share

Comentarios (6)

  • Noeli

    |

    ———————-Adiós, Robert Mugabe————————

    Me repugna. No solo porque ha violado y sigue violando los derechos humanos y fundamentales en su país y además no mueve un dedo para solucionar o “cambiar” las cosas; sino porque encima el lobo con piel de lobo que en su dia fue cordero con piel de lobo, es católico; y la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con un lider que se ha transformado en dictador y que muy lejos está de entender lo que un católico practicaria como una fe y unas prácticas religiosas que deberían estar más cerca de una labor humanitaria que de la imposición de voluntades propias personales.

    Un elegante cacique. Una mísera persona.

    La Unión Europea hace más de una década que le impuso “sanciones personales” relativas a la congelación de cuentas en bancos extranjeros y restricciones de viajes a Europa, precisamente por la violación de los derechos fundamentales en su país. Creo que más bien le preocupa poco….porque a la beatificación de Juan Pablo II en Roma, asistió…
    Sobra decir que no entiendo a la iglesia… pero bueno, es algo que ya manifiesto yo en mi blog, es una opinión muy personal que aqui no viene a cuento.

    Me ha encantado tu entrada, ayuda a corroborar que algunas informaciones que nos llegan de Zimbabue por parte de los medios de comunicación, a veces están en lo cierto, sin tener siempre la sombra del sesgo.
    Y al hilo de esto, Javier, me gustaría preguntarte sobre el problema negro-blanco que hace un tiempo nos llegaba como de una crudeza extrema…¿es eso cierto?.

    Un saludo 😉

    Contestar

  • MereGlass

    |

    Cuba, Zimbabue ¡con una vida de privaciones aún conservan esa magnífica sonrisa moteada de dientes que les hace grandes! Eternos supervivientes que aman su tierra como nadie, que se saben capaces de resurgir de nuevo… Y es que ya lo hicieron antes. Miran atrás con orgullo, luego hacia adelante.
    Una vez nos hablaste de esos viajeros occidentales en busca de 4 fotos para adornar un puñado de rígidos tópicos. Javier, no eres ni remótamente como ellos. Tú te empapas de tierras y gentes.

    Contestar

  • javier

    |

    Hola Noeli,
    la relaciónn entre blancos y negros en África es compleja de entender. Por supuesto que la diferencia de piel marca diferencias en la relación. Tiene una vertiente histórica amo y esclavo y una vertiente cultural, formas distintas de entender la propiedad, lo que es comunitario y la responsabilidad. En Zimbabue lo que hemos contado mal es que Mugabe machacó a los blancos, en realidad machacó a todos los negros y blancos que no eran de los suyos. La realidad es que la tierra estaba en propiedad blanca, por lo que perdieron más con los robos de fincas, pero hay más de 20.000 negros zimbabuenses muertos por Mugabe, más que blancos. Eso sí, los segundos han emigrado en masa huyendo del terror instaurado y a la espera de poder volver, que a todos los que yo he conocido en otros países africanos se les pone lágrimas en los ojos cuando hablan de su país. Los sudafricanos y los zimbabuenses blancos se sienten africanos y autóctonos como cualquier negro. Llevan demasiadas generaciones para tener la opción de volver a casa. No hay colonia a la que regresar, esa es su casa. También conviene recordar, para entender algunos recelos, que hasta hace dos décadas, !finales del siglo XX!, los blancos del sur de África trataban a los africanos negros como inferiores. No ha pasado tanto tiempo. África es demasiado compleja para dar grandes sentencias. Quizá todo lo que yo he visto en año y medio no valga de nada. Cuanto más tiempo pasaba allí, más entendía que no entendía nada.
    Saludos

    Contestar

  • javier

    |

    Gracias MereGlass, te agradezco tua palabras y me encanta que te guste lo que aquí contamos. La idea es que esto sea una charla de viajeros y los viajeros intentan empaparse de los lugares a los que van.
    Besos

    Contestar

  • Eduardo

    |

    Genial reportaje, de los que una vez leído permanecen en tu cabeza dando que pensar…al final es de lo que se trata.

    Contestar

  • Noeli

    |

    Hola Javier,

    Estoy con MereGlass, esta claro que te empapas de tierras y gentes, como buen viajero!!

    Me ha encantado tu respuesta a mi pregunta y sobretodo me ha aclarado las dudas que tenía. Es triste tantos muertos…

    “Africa es demasiado compleja para dar grandes sentencias” (me gusta, me quedaré con esta frase).

    Seguro que si vale todo lo que has visto en un año y medio…seguro.

    Un saludo

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets

No tweets found.