Cape Agulhas: el punto más al sur de África

Por: Javier Brandoli (texto y fotos)
Previous Image
Next Image

info heading

info content

el viaje

Detrás queda la imagen de un faro gastado y delante una pasarela de madera que conduce a un monolito. En su base se observan dos flechas: una, a la izquierda, que indica que está el océano Índico; la otra, a la derecha, señala al Atlántico. En la placa se puede leer “usted está en el punto más al sur del continente africano”. Estamos en Cape Agulhas (Cabo de las Agujas), el lugar donde tropiezan dos océanos al sur del sur de esta inmensidad cultural y geográfica que te engancha para siempre llamada África.

A Cape Agulhas se llega tras más de dos horas y media de carretera desde Ciudad del Cabo. Se coge la N-2 y se toma el desvío de la R-316 y luego la R-319. No tengan miedo a la ruta que las carreteras en este país son excelentes y el tráfico escaso. Un cartel, a la entrada de L`Agulhas, indica que se está llegando a un lugar tocado por la geografía y la historia; uno de esos lugares que no se deben evitar: el sur, en mayúsculas. El mar queda a la izquierda  y un faro lejano, construido en 1849 para evitar el naufragio de más barcos (se han hundido en este punto 124 buques) hace también de guía a los coches.

No hay en Agulhas nada que no sea la reflexión del viajero, la mirada sobre la historia. No esperen un paisaje distinto que le diferencia de las playas que están unos kilómetros a cada lado; es tan bello como toda la costa de Western Cape. Pero, sin embargo, el lugar tiene algo de mágico por ser el punto exacto donde se abrazan el Índico y el Atlántico, por ser el último metro de este desconocido continente. El viajero, que tiene la suerte de contemplar la estampa solo, sin una sola persona a su alrededor, se entretiene mojándose un pie en cada océano y pensando en lo que supone el lugar. Ni más ni menos que el verdadero esquinazo de África, el lugar que abrió la ruta a Asia. (Durante siglos se pensó que ese lugar era el Cabo de Buena Esperanza, que en realidad está unos pocos kilómetros más al noroeste).

No hay en Agulhas nada que no sea la reflexión del viajero, la mirada sobre la historia.

Aquí es donde cobra sentido la historia, la pasión por los viajes y su pasado. Cape Agulhas no es sólo un punto geográfico significativo, es el emblema de muchos años de lucha por hacer mapas sobre las olas. Es parte de la historia de los fenicios, que se cree rodearon África allá por el 600 antes de Cristo; la de los árabes y sus expediciones en el siglo VII por toda la costa del continente; la posible llegada de los chinos a principios del siglo XV, tras el envío de una gran flota de la que se duda que pudiera haber llegado a todo el mundo hoy conocido, incluida América (lean si pueden el libro 1421, el año en que China descubrió el mundo); del portugués Bartolomé Dias, que en 1488 fue el primer europeo en doblarle el espinazo a este continente y abrir una ruta a Asia que completaría su compatriota Vasco de Gama diez años después; de la primera vuelta al Mundo de Magallanes y Elcano…

Cape Agulhas es todo eso, es el emblema de siglos de descubrimientos sobre el agua. Sin entender todo eso, sin compartir esa mirada, llegarán a ese lugar, se harán una foto en el monolito y volverán sus pasos sobre alguno de los numerosos restaurantes sin haber entendido nada. VaP tiene vocación de eso, de volver al pasado, y en el Cabo de las Agujas el mar, les aseguro, que habla. Sólo hace falta aguantar la mirada.

el camino
En coche, desde Cape Town, son dos horas y media de buenas carreteras.  Se coge la N-2 y se toma el desvío de la R-316 y luego la R-319

una cabezada
VaP no estuvo en ningún hotel en Cape Agulhas, por lo que no tenemos recomendaciones. Eso sí, hay muchos alojamientos en esta bella y tranquila población costera que tenían buena pinta.

a mesa puesta
La recomendación será esta vez en sentido contario. Pese a la amabilidad de los camareros, la cercanía al faro, la agradable terraza y la buena pinta, no vayan al restaurante Zuidste Kaap. La comida es sencillamente terrible. Y eso que ofrecían mesas para celebrar la Navidad austral el 25 de julio!!!

muy recomendable
En la ruta entre Cape Town y Cape Agulhas está la localidad de Hermanus. Entre los meses de julio a octubre la bahía de esta población se llena de ballenas que acuden a su cita anual reproductiva. se ven muy cerca y el espectáculo merece la pena.

Hagan la ruta de los tres faros: Green Point (Cape Town); Cabo de Buena Esperanza y Cape Agulhas. Pura historia de los descubridores de ultramar.

  • Share

Comentarios (2)

Escribe un comentario

Últimos tweets