A lomos de la Reina de África

Por: Alfonso Polvorinos (texto y fotos)
Previous Image
Next Image

info heading

info content

La Reina de África, la de verdad, nunca navegó estas aguas. Lo hizo en el este de África. Ése era su cometido patroneada por Charlie Allnut para abastecer los poblados de África oriental a comienzos de la Primera Guerra Mundial. Navegó aguas mansas, plácidas corrientes y rápidos frenéticos. Hasta se precipitó por diferentes cascadas y saltos de agua. Abordo el propio Charlie y su pasajera Rose, que viven mil y una peripecias en el corazón del continente negro. Como supongo ya habréis adivinado Charli y Rose no son otros que Humphrey Bogart y Katharine Hepburn, y la Reina de África no es, ni más ni menos, que el destartalado barco de vapor que da nombre a la célebre película de John Huston. La película es probablemente una de las mejores campañas de marketing para ese continente. Una de tantas cintas que abrieron los ojos hacia un continente virgen en el que la naturaleza ha sido la dueña y señora de todo. Lo era en aquella época y en cierto modo lo sigue siendo. Estos actores no volvieron a rodar en África pero contribuyeron sin saberlo al turismo en estas tierras.

La vida de estos personajes no está vinculada a la naturaleza por motivos científicos, pero si han contribuido, a su manera, a que África estuviera un poco más cerca y nos fuera más familiar.

A ir mostrando al mundo la fauna africana mediante escenas como la de Humprey Bogart jugando a imitar a los diferentes animales con los que se va topando en el río: hipopótamos, monos, etc. La vida de estos personajes no está vinculada a la naturaleza por motivos científicos ni naturalistas como es obvio, pero si han contribuido, a su manera, a que África estuviera un poco más cerca y nos fuera más familiar.

Los escenarios naturales

De la célebre película poco queda sobre el terreno salvo sus escenarios naturales, como las cataratas Murchinson en Uganda, visita obligada en cualquier safari por tierras ugandesas. Se accede sin problema en uno de los safaris en barco más sugerentes de cuantos se realizan. Tres son los motivos por los que merece hacerse alguna vez un safari en el parque nacional Murchinson (Kaberaga) Falls. El entorno de las cataratas, muy cerca del lago Alberto, regadas por el monumental Nilo, dentro del mayor parque nacional de este país africano; las propias cataratas, que con 43 metros de altura y un portentoso caudal son las mayores del legendario caudal que muere en el Mediterráneo y, por último, la abundante fauna que vive en el parque. No faltan los Big Five (elefante, bufalo, leopardo, león y rinoceronte), pero quizá lo más destacable es la extraordinaria densidad de hipopótamos y cocodrilos, unas de las mayores poblaciones en todo el continente. También es célebre el parque nacional por las jirafas Rothschild, muy escasas.

La Reina de África y el Zambezi

Quizá el único icono que queda en relación a la película sea el barco “La Reina de África”. Pero como digo al comienzo, el actual no navega por el mismo lugar que lo hiciera la original. Tampoco se trata del mismo barco. El de ahora es un barco preparado para el turismo, para los safaris fotográficos por el parque nacional Mosi oa Tunya (Zambia), uno de los parques nacionales más pequeños de Zambia pero el más visitado. ¿Por qué? Porque alberga ni más ni menos que las Cataratas Victoria, de las que ya os conté algunas cosas en el pasado post. Este espacio natural protegido encierra un área que va desde las cataratas hasta 12 kilómetros aguas arriba del río Zambezi. Ahí es donde entra en juego “La Reina de África” brindando una oportunidad de realizar un safari navegando este mítico río africano. Desde la cubierta, casi como hiciera el propio Bogart, podemos ver esos hipopótamos, cocodrilos, monos, elefantes, jirafas y un largo etcétera de especias a las que imitaba.
Y ya que estamos aquí ¿cómo resistirse a realizar un safari a lomos de elefante? Pues uno de los mejores lugares para vivir esta experiencia es el cercano centro de recuperación, estudio y cría de elefantes africanos (Zambezi Elephant Trails). Por poco más de 150 dólares se puede dar un paseo subido en uno de los paquidermos para descubrir la naturaleza del entorno en compañía del verdadero rey de la selva. Por 60 dólares más se ofrece la oportunidad de interacturar con ellos en lo que sin duda será una jornada inolvidable.

Más información: www.ecoparaisos.blogspot.com

  • Share

Comentarios (4)

  • Anónimo

    |

    Sabe qué hicieron con el barco original?

    Contestar

  • Samuel G. Andrade

    |

    No hay un lago o gran rio africano que se precie donde no navegue una barcaza bautizada como “The African Queen”. La pelicula de Huston sigue siendo, mas de medio siglo despues, una de las mejores embajadoras del continente. Enhorabuena por el reportaje

    Contestar

  • Alfonso Polvorinos

    |

    Hola Anónimo, la verdad es que hasta donde yo se, no se le ha seguido la pista. Supongo que por sus características y estado, no debió durar mucho más después del rodaje…
    saludos

    Contestar

  • Alfonso Polvorinos

    |

    Muchas gracias Samuel, saludos

    Contestar

Escribe un comentario