Ruta VaP (X): la opinión de los viajeros

Por: Los viajeros (fotos y texto)
Previous Image
Next Image

info heading

info content

Toda la ruta VaP la he narrado yo, Javier Brandoli, durante nueve post. Ha sido desde mi percepción desde donde se ha contado el viaje, intentando reflejar lo que vivían ellos. Hoy, para poner el broche a esta bonita aventura, son ellos, mis compañeros, los que toman la palabra:

Amaia

Hace tiempo que soy seguidora de VaP (Viajes al Pasado). Cuando Javier Brandoli y sus compañeros diseñaron la primera ruta para los lectores, no me lo pensé dos veces y allá que fui.

Era la Vuelta al Paraíso (VaP)

Fue un Viaje altamente Placentero (VaP)

Os doy un millón de gracias a todo el equipo de la revista junto a Brandoli, Victor Hugo y al resto de trotamundos que completaron la ruta hacia el África desconocida por la buena compañía, por el gusto de recorrer tantos kilómetros disfutando cada momento, por recargarme las pilas para todo el curso y porque ya estoy soñando con el próximo viaje. Nos vemos en la próxima.

Irene

Me lo pase de puta madre. No fue eso, fue mucho más, el viaje más impactante que hubiera podido soñar, sobre todo porque el haberlo programado  era lo de menos.

Lino

1-Fuí de casualidad. Me liaron.

2-Lo malo fue bueno. Lo bueno, genial.

3-Repetiré.

Martín

“Séame permitido aceptar con gratitud las cosas buenas que aún puede ofrecernos el mundo y no emitir juicios sobre cosas que están fuera de mi control “. Decía esto en 1960 Evelyn Waugh a propósito de un viaje que había hecho a Africa; y añadía “he pasado dos meses muy dichosos y no estoy dispuesto a que los periódicos me los echen a perder”. Y yo digo que más de sesenta años después los periódicos siguen en sus trece porque periodistas como Javier siguen siendo excepcionales.

Gracias Javier , Víctor Hugo , Lino y todos mis compañeros de viaje, han sido tres semanas muy dichosas.

Mónica (destaca una anécdota que sirve de resumen del viaje)

Llegamos agotados a la Pensaô Cariacó en Cuamba, lo único que nos apetecía a todos era meternos lo antes posible en la cama. Llevábamos casi todo el día de coche con pase de frontera incluido ( ya sabemos los viajeros lo que constituye un pase de frontera en África) y al llegar a Cuamba, Oh¡¡¡¡ sorpresa, no estaban hechas las reservas en el hotel programado ( esas cosas pasan en África bastante a menudo). Nos pusimos a cenar mientras nuestro infatigable Víctor se ponía a buscar algo decente para poder pasar la noche que no fuesen los asientos del coche. Y lo encontró¡¡¡¡ vaya que si lo encontró . El lugar elegido era la Pensao Cariacó, una mezcla entre puti club y hotel de carretera africano. Las enfermeras fueron afortunadas, les toco la suite (si a algo se le puede llamar suite en aquel antro), pero el resto de la tropa se tuvo que conformar con unos cuartuchos y, por supuesto, un baño común del que salía un olor indescriptible. Apenas nos asignaron nuestro cuarto, el bueno de Lino empezó a vaciar su spray anti mosquito por todas partes mientras Martin se metía dentro de su saco de dormir con antifaz y todo para no ver  mucho más de aquel lugar y Amaia, Txarly y yo nos partíamos de la risa sacando fotos a todo, incluso fuimos a llamar a las enfermeras para que vieran el percal. Aquellas sabanas no se podían tocar, Lino lo llamaba el pulgueiro, menos mal que todos llevábamos saco de dormir y yo además mi funda de almohada (hace parte del kit del viajero). Y mientras tanto, partidos de la risa intentábamos poco a poco conciliar el sueño.

Rosa

Recuerdo cuando decidí apúntame, tras leer la ruta, una conversación y unos cuantos emails con Javier en los que le preguntaba dada mi inexperiencia (ahora lo creo) algunas cosas absurdas. Me apetecía mucho conocer una parte de ese continente y lo que más me llamaba la atención es que fuera una ruta, como él la denominaba, desconocida y lo que parecía que estaba fuera del bullicio de las agencias de turismo. Por tales cosas supe que no podía desaprovechar la oportunidad de realizar ese viaje. Para mí fue un viaje dinámico y he aprendido que la vida, en sitios como los visitados, se mira con otra óptica en muchos sentidos. Las cosas son muy distintas a lo que estamos acostumbrados a ver. Los adultos mantienen un ritmo de vida diferente, son capaces de sobrevivir en condiciones bastante duras y los niños parece que ocupan el último escalón de la escala social pese a que se les otorgan responsabilidades. La vida da la sensación de que se les va al borde de la carretera. También hay rifles y soldados, una guerrilla que parece que quiere volver a la guerra. Sin embargo, esa parte de África recorrida puedo decir que me ha marcado tanto por su gente, por su dureza y por el aura que desprende su tierra. Se llegan a sentir muchas emociones. Pasas de vivir organizado por un reloj y un calendario a vivir acontecimientos inesperados. El tiempo empleado en ese viaje y en el aprendizaje adquirido ha sido el verdadero tesoro de mis vacaciones. Gracias a Javier, Víctor y todos los integrantes del viaje.

Txarli

Hay viajes que ponen un punto de inflexión en la vida de todo viajero. El mío lo puso mi primer viaje a África, allá por el 2009. Me marcó profundamente. Decidí repetir en 2011 y, aunque también fue un viaje maravilloso, no me dejó tanta huella como el primero.

En 2013 fue mi primera experiencia africana en grupo con españoles. Yo, poco dado a viajar en grupo, tenía mis recelos pero pronto descubrí que este viaje me dejaría un recuerdo imborrable. Viajar dentro de un grupo con la libertad que hemos tenido y lo que es más importante, con dos guías-amigos como Javier y Víctor Hugo ha sido excepcional. Era como viajar con un grupo de amigos pero sin tener que preocuparte de nada porque ellos se preocupaban de todo, más incluso de lo que hubiera sido aconsejable. Mi más sincero agradecimiento para todos los miembros del grupo, y para ellos en especial, por unas vacaciones inolvidables.

Además no hay viaje en el que mi mujer, después de alguna de nuestras habituales broncas, no me pida el divorcio. Y en este viaje no ocurrió así, ¿por qué será?

 

  • Share

Comentarios (6)

Escribe un comentario