Top 7 / Lagos del mundo

Es irremediable, la imagen de un lago invita a la siesta de los sentidos, transmite paz y el espíritu inquieto de un viajero suele encontrar el sosiego en sus orillas. Los lagos son un buen punto de partida y un final hermoso. A diferencia de los mares, que a veces nos reciben con furia, los lagos son considerados con el visitante, suavizan el camino, lo anestesian. He visto lagos de colores vivos, otros se refugian entre las montañas, algunos esconden islas misteriosas y otros se elevan a 4.000 metros, pero en todos ellos hallé el descanso, la recompensa a la travesía. Estos son los 7 lagos que más me han inspirado.

1.-Lago General Carrera (Patagonia)

Desviamos muchos kilómetros nuestra ruta argentina para adentrarnos en Chile y contemplar el azul índigo del General Carrera. Está rodeado por los Andes, pero su color nos devolvía al Mar Caribe. Ese contraste forma una de las maravillas del sur del mundo. Cuenta además con figuras de piedra, arcadas de mármol que desafían a la gravedad, sobre el agua transparente. Más que un lago, me pareció un prodigio de esta tierra patagónica, tan llena de prodigios.

2.-Lago Inari (Laponia)

El norte de Europa es generoso en bosques y huraño con los hombres. Finlandia, visto en un mapa, es un país agujereado por lagos y cada uno está rodeado por sus bosques que en otoño se van tiñendo de ocre y amarillos. Lo llaman la ruska y esta metamorfosis del paisaje decora con gusto los lagos del “país de los mil lagos”. Yo me quedo con el Inari, donde los saamis de esta parte de Laponia pescan sus salmones en verano y compiten con sus renos sobre el hielo del invierno.

3.-Lago Titicaca (Bolivia y Perú)

Aquí nació el Imperio de los Hijos del Sol, aquí navegaron desde siempre los aymaras en sus barcas de Totora y aquí siguen deslumbrando al viajero sus islas sagradas, sus 4.000 metros sobre el nivel del mar y su cultura milenaria. Desde la ciudad de Puno, en Perú, viajamos a los Uros, islas flotantes construidas con ese junco mágico que es la totora. Un mundo amarillo sobre el lago navegable más alto del planeta.

 La Laguna Colorada, con sus flamencos, me pareció un lugar adonde los propios elfos se irían de vacaciones.

4.-Lago Tana (Etiopía)

No es tan hermoso como interesante y no es tan interesante como misterioso. Y sí, además es hermoso. Mientras los hipopótamos esconden sus lomos al paso de los navegantes, en las islas del Tana son los hombres los que esconden sus templos sagrados. Hay monjes ortodoxos custodiando los frescos de los monasterios. Todo aquí tiene un aire de leyenda. Cuentan que el mismísimo Arca de la Alianza estuvo oculto varios siglos en uno de estos templos, en una isla de este lago de Etiopía.

5.-Laguna Colorada (Bolivia)

Ni el mismísimo Moisés hubiera imaginado aguas tan rojas. La Reserva Eduardo Avaroa seduce por su excentricidad. Habíamos visto lagos color esmeralda, otros blanquecinos, condujimos a los pies de los volcanes, pero la Laguna Colorada, con sus flamencos, me pareció un lugar adonde los propios elfos se irían de vacaciones.

6.-Lago Baikal (Siberia)

Otra vez Rusia se cuela en un Top 7. De hecho, el lago Baikal encabeza muchos rankings: es el lago más profundo del mundo, cuenta con el 20% del agua dulce del planeta y tiene varias especies endémicas, como el omul y las focas de agua dulce. Pero más allá de datos wikipédicos, el lago está lleno de sensaciones. Su azul es hipnótico y las prendas budistas que cuelgan de los árboles marcan el rastro de su historia. Su misticismo no puede medirse en cifras.

7.-Lago Argentino (Patagonia)

Vuelvo a la Patagonia, esta vez a su lado argentino, para rematar la lista con el lago más ornamentado del mundo. Para navegar el Lago Argentino es preciso esquivar témpanos de hielo, que parecen brotar como figuras de Lladró, pero han sido tallados por el clima, cómplice del tiempo. Asomarse a los glaciares genera un impacto visual abrumador. Los cóndores sobrevuelan las cascadas, el hielo, el agua verdosa del lago y la mirada incrédula de los viajeros.

¿Qué nos hemos dejado…?

Hay muchos lagos míticos. El Lago Superior, por su tamaño merecía un puesto en esta lista, o el Lago Michigan, donde se asoma la ciudad de Chicago. En África hay lagos hermosos y salvajes como el Turkana o el Victoria o incluso en Kazajistán, el Mar de Aral, que a mí me sigue pareciendo un lago, comparte esa magia de los lugares donde reposar el alma un rato.

Búsquedas realizadas:

  • Share

Comentarios (6)

  • ricardo

    |

    Gran video y gran texto. Yo añadiría el lago Yamdrok, en el Tibet, y el Victoria, el gran mar interior africano. Felicidades por el trabajo.

    Contestar

  • Daniel Landa

    |

    Y el lago Atitlán, en Guatemala!! que despiste…

    Contestar

  • Alex

    |

    El lago Turkana es realmente impresionante un auténtico mar de jade , con el añadido de lo bonito del camino de llegada , lo inóspito y las etnias que están a sus orillas .

    Contestar

  • José Luis Gauna

    |

    El lago general Carrera se denomína lago Buenos Aires del lado argentino, nombre dado por su descubridor Francisco Moreno.

    Contestar

  • martin

    |

    Y el Lago Laberge en Alaska , por bonito y por lo que representó ; el que más te haya podido gustar del Territorio del Yukon o Alaska

    Contestar

  • Daniel

    |

    El lago Tonle Sap en Camboya es espectacular.

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets

No tweets found.