Top 7 / Playas vacías

El concepto de una playa vacía suele inspirarnos imágenes evocadoras de cocoteros, arena blanca y un mar en el que te ves los pies mientras buscas caracolas. Pero hoy propongo que nos alejemos de las postales clásicas y renunciemos al tópico. Hay otro tipo de playas solitarias por las que merece la pena pasear. Playas frías, playas de río, playas donde el desierto se funde con el mar e incluso playas con pingüinos. No hay rastro de tumbonas, ni castillos de arena, pero siguen siendo playas, lugares que han encontrado el norte o el extremo sur y han perdido el interés del turista. Aquí presento 7 lugares desubicados, edenes confundidos, playas de invierno sin chiringuitos.

1.- Petropavlovsk-Kamchatski  (Kamchatka)

La ciudad da la espalda a una cordillera de volcanes y se asoma a la bahía de Abacha -una de las mayores del mundo- y el litoral está acompañado de playas, playas insólitas. Cuando se acerca el invierno sólo los barcos se atreven con estas aguas. El hielo amenaza con cubrir la superficie de arena y piedra donde expira el mar y desde la playa, con bufanda, uno puede pasear alzando la vista hacia un muro de volcanes nevados.

2.-Costa de los Esqueletos (Namibia)

Son cientos de kilómetros de arena. No sabría decir dónde termina el desierto del Namib y comienza la arena de las playas. En cualquier caso, pocos resisten este combate salvaje entre el mar bravío y la nada del desierto. La Costa de los Esqueletos debe su nombre a los restos de ballenas, a las focas que agonizan aquí, arrastradas por las corrientes. La soledad de las playas se enfatiza con los cadáveres de algunos barcos, con el viento inclemente y con la muerte esquelética tendida en la arena.

3.-Lofoten (Noruega)

También hay playas en los fiordos más agrestes de Europa. El archipiélago de Lototen forma laberintos de mar y montañas donde se cuelan algunas playas. El agua aquí es transparente como en el Caribe y la arena fina y blanca. Algunos noruegos construyen en este rincón del Ártico sus casas de verano, una paradoja interesante. Llueve con frecuencia, hace frío, pero sigue siendo hermosa esta playa vacía rodeada de montañas.

la playa de Wales no tiene fin porque se unen tierra y mar para volverse hielo infinito. Los atardeceres en el horizonte, el viento polar y la soledad implacable de esta playa la convierten en un escenario extraterrestre.

4.-Río Negro (Amazonas)

Playas de río, un concepto diferente. Las orillas del Río Negro, el mayor afluente del Amazonas, se convierten en playas formidables, paseos de selva y “mar”, porque es tanto el caudal del río, que el horizonte de la otra orilla queda lejos y en su tamaño se pierde la perspectiva del río. No hay bañistas, ni cometas, ni toallas en la arena, pero es posible ver los delfines rosas asomando el lomo. Muy cerca de aquí habitan las pirañas y los jaguares. La magia del Amazonas también tiene trucos de playa.

5.-Wales (Alaska)

Nunca vi una costa semejante. En invierno, la playa de Wales no tiene fin porque se unen tierra y mar para volverse hielo infinito. Los atardeceres en el horizonte, el viento polar y la soledad implacable de esta playa la convierten en un escenario extraterrestre. Hay playas donde es posible caminar sobre el mar, sentarse sobre la nieve y asomar la mirada al mar de Bering.

6.-Lago Baikal (Siberia)

El lago Baikal vuelve a aparecer en un Top 7. A la belleza fría que describíamos hace unas semanas, hoy hay que sumar la solemnidad de sus playas. Tiene algo de surrealista el Baikal, porque la arena es fina como en el Caribe, pero está escarchada, las olas son olas de un lago y los paseos se acaban con los témpanos de hielo de las rocas que rodean la playa.

7.-Isla del Rey Jorge (Antártida)

Este es otro destino extremo, por eso aparece otra vez, como el Baikal en un ránking de lugares mágicos. Tal vez las playas antárticas no sean hermosas: hay más piedras que arena y el agua es oscura como los misterios del continente helado. Sin embargo el viajero que pasea el litoral del sur del mundo sólo comparte la playa con los científicos que parten hacia sus barcos y sus glaciares, y con los pingüinos, que no van a ningún sitio, porque éste es su hogar y nosotros, los intrusos.

¿Qué nos hemos dejado…?

Cualquier playa que no permita paseos en bañador, cualquier litoral salvaje, cualquier paisaje donde el mar se estrelle sin contemplaciones, sobre cantos rodados, arena fría o playas que aún no tienen nombre.

Búsquedas realizadas:

  • Share

Comentarios (6)

  • ana

    |

    Muero de ganas de ir a todos, claro.. Pero Namibia me llama y cada vez más fuerte!

    Contestar

  • Iniesta

    |

    Este video es buenísimo. Lo que más me gusta es descubrir que las playas son algo más que arena blanca y cocoteros. Qué envidia!!!!

    Contestar

  • Pacucha

    |

    Daniel… hoy con vuestro documental me he sentido por un momento en la cima de MACHU PICCHU ( o montaña vieja ) es impresionante el lugar …me encantaría mirar por un agujerito como seria la vida allí en aquellos tiempos ….gracias por enseñarnos estas maravillas

    Contestar

  • Marina

    |

    Es verdad que las islas Lofoten tienen playas paradisíacas. Yo tuve el placer de visitarlas una noche de San Juan y el contraste de las hogueras naranjas en la playa y el azul turquesa de las aguas daba una aspecto colorido a ese clima tan gris 🙂

    Contestar

  • César

    |

    GRACIAS POR COMPARTIR ESTOS GRATOS MOMENTOS DE VIDA ACTIVA….ESO QUE VEMOS Y SENTIMOS ES DIOS QUE CON SU INMENSA BONDAD NOS PERMITE ADMIRARLO.
    SIGAN EN ESE CAMINO QUE EL MUNDO SE LOS AGRADECE
    UN ABRAZO…DESDE PERU

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets

No tweets found.