Capilla de mármol y el robo del río Fénix

Por: Gerardo Bartolomé (texto y fotos)
Previous Image
Next Image

info heading

info content

Durante más de 150 años Argentina y Chile se disputaron la zona cordillerana de la Patagonia. Quejas, acusaciones, trampas y hasta amenazas se aplicaron sobre decenas de puntos en litigio. Junto con mi mujer íbamos a visitar uno de los puntos más controvertidos de esta frontera. Se trata de un lago muy particular, porque se asienta en una estepa que forma un enorme hiato en el larguísima cordillera. Los dos países habían acordado que los Andes serían su frontera pero, y allí… ¿Dónde están las montañas? Sólo se trata de una estéril planicie ondulada.

El Acuerdo de 1881 proponía el criterio de determinar la frontera por las altas cumbres o la divisoria de aguas. A falta de picos se debía definir que donde las aguas desaguaran al Pacífico el territorio le correspondía a Chile y donde desaguaran al Atlántico le correspondían a la Argentina. Para desesperación de los primeros exploradores argentinos, ese lago y toda la zona circundante desaguaba en el Pacífico, por lo que le correspondería a Chile. Así estaba la cosa en 1896.

Enfilamos nuestra camioneta hacia una estancia en el lado que hoy le corresponde a la Argentina, buscando conocer el lugar donde ocurrió una de las más increíbles tretas de la historia de la Patagonia: el robo del río Fénix.

Cabalgábamos cerca de la orilla, guiados por un gaucho conocedor de la zona, un baqueano, buscábamos chenques, tumbas indígenas. Con el correr de la tarde el horizonte, sobre el oeste se fue tiñendo de un color violáceo. “Es el viento que levanta las cenizas del volcán.” aseguró el gaucho. ¿Qué volcán?
“Fue terrible.” nos dijo la dueña del campo. En 1991 un lejano volcán chileno, el Hudson, entró en erupción. El perpetuo viento del oeste, sin montañas que lo frenara, trajo lluvia de cenizas que cubrió la Patagonia hasta el océano Atlántico, a casi cuatrocientos kilómetros de distancia. En los alrededores del lago se depositó un manto de cenizas de casi un metro de espesor. Murieron todas las ovejas. En la cercana población de los Antiguos los techos sucumbieron al peso y gran parte de la gente tuvo que se evacuada. Del lado chileno las cenizas embalsaron y desviaron ríos, sepultaron casas y dejaron aislados a muchos colonos. Muchos años le llevó a la zona recuperarse de la terrible erupción.

Nosotros seguimos nuestro camino bordeando el lago, su orilla llena de pequeñas piedras flotantes. ¿Piedras flotantes? Sí señor. Piedra pómez

En 1896 Francisco Moreno, conocido como el Perito Moreno, exploró la zona. Le preocupaba que esta estepa pudiera quedar en manos de Chile por un pequeño factor: el único hilo de agua de la zona, el río Fénix, zigzagueaba pero en lugar de dejarse llevar por la pendiente general del suelo y enfilar hacia el Atlántico, inexplicablemente doblaba hacia el oeste para desembocar en ese enorme lago. Moreno ya se había internado en el terreno chileno para cerciorarse de una cosa, ese lago desaguaba en el Pacífico. ¿Esa estepa le correspondería a Chile? “¡De ninguna manera!” debe de haber pensado el Perito, e ideó una acción audaz y patriótica pero inescrupulosa.

Nosotros seguimos nuestro camino bordeando el lago, su orilla llena de pequeñas piedras flotantes. ¿Piedras flotantes? Sí señor. Piedra pómez. Alguna vez fue piedra incandescente lanzada por el volcán que, al enfriarse rápidamente, generó tantos poros que internamente contiene más aire que piedra. Flota porque es más liviana que el agua. En su última erupción el Hudson no había lanzado piedras, sólo cenizas. Estaba claro que había habido muchas erupciones en la larga historia geológica de la zona.

Poco después del paso del Perito un grupo de colonos galeses, especialistas en la construcción de canales, se puso a trabajar en el preciso lugar que Moreno les había indicado. Palearon durante algunos días hasta terminar su trabajo. Ahora el río Fénix corría hacia el este… hacia el Atlántico.

El suelo gris nos decía claramente que las cenizas eran las culpables y los árboles sobre el cauce viejo nos permitían calcular que esto se debía a una erupción

Del lado chileno seguimos buscando evidencia de antiguas erupciones del Hudson y su efecto sobre la zona. Un bosque muerto, ahogado por otro río que la naturaleza había cambiado de curso. El suelo gris nos decía claramente que las cenizas eran las culpables y los árboles sobre el cauce viejo nos permitían calcular que esto se debía a una erupción ocurrida hace, por lo menos, ochenta años.

Pero el caso del Río Fénix era distinto, no había sido desviado por el volcán… Se produjo un escándalo diplomático cuando una expedición chilena descubrió el ardid argentino y todo terminó en un arbitraje frente a la corona británica. El Rey inglés mandó a un experimentado hombre del ejército imperial que recorrió la zona con un representante de cada país. El coronel Robert Holdich confirmó que el río había sido desviado artificialmente. El Perito Moreno no lo negó, era imposible hacerlo, pero se defendió diciendo que el haber desviado el río con tan poco trabajo demostraba que las cenizas de una erupción podían fácilmente cambiar el curso del río. Quizás, aventuró, en su historia el río había corrido hacia el Atlántico y hacia el Pacífico alternativamente. Holdich lo miró serio; había evidencia de gran cantidad de erupciones volcánicas. Moreno arriesgó aún más: El lago también está en un equilibrio inestable; las cenizas de una gran erupción podrían cerrar el desagüe oeste y hacerlo desaguar hacia el Atlántico. Según el Perito, allí, debido a la inestabilidad de la zona, había que descartar el criterio de divisoria de aguas y aplicar un criterio más salomónico. Sin dar su opinión Holdich volvió a Inglaterra para redactar su informe.

Finalmente, nuestro periplo alrededor del lago nos llevó a un lugar con grandes bloques de piedras semi sumergidos que mostraban cavernas de formas góticas. Estábamos en Capilla de Mármol. Una lancha nos acercó a las rocas. De cerca se notaba que el agua había erosionado las piedras. ¿Cómo? Las erupciones arrojan grandes cantidades de azufre en el agua del lago y ésta químicamente come el mármol generando esas extrañas formas de catedrales. Estaba claro que el Hudson arrojaba cenizas desde hacía miles de años.
En 1904 Sir Robert Holdich leyó el laudo británico que definía la mayor parte de la larguísima frontera argentino-chilena. En este punto de discordia la decisión había sido la de dividir el lago al medio. El inglés había aceptado la tesis argentina. Para evitar mayores discusiones al mismo lago se le dieron nombres distintos de uno y otro lado. A las aguas argentinas se las llamaba Lago Buenos Aires mientras que las aguas chilenas recibieron el nombre de Lago General Carrera.

De vuelta en Buenos Aires consulté con geólogos. Me aseguraron que las modernas observaciones demostraban que el río Fénix nunca había fluido hacia el Atlántico. La hipótesis del Perito Moreno no era cierta… pero le sirvió para convencer a Holdich.

Contacto@GerardoBartolome.com
Gerardo Bartolomé es viajero y escritor. Para conocer más de él y su trabajo ingrese a www.GerardoBartolome.com

Búsquedas realizadas:

  • Share

Comentarios (19)

  • Pablo Basanta

    |

    ¿Por qué eran los británicos los que hacían los laudos? ¿Cuál es la relación con Argentina y Chile?

    Contestar

  • Gerardo Bartolomé

    |

    En varias oportunidades la Argentina y Chile no pudieron llegar a un acuerdo sobre sus límites y acudieron a terceros países como árbitros (algo común entre los países de Sudamérica). En el caso de la Puna el árbitro fue EEUU, en la Patagonia fue Gran Bretaña y en 1978 el Vaticano fue árbitro en el Canal del Beagle.

    Contestar

  • Ana Luisa Daher

    |

    Me encantó el relato Gerardo!!! Todo un patriota Moreno, inescrupoloso, pero un gran patriota!!!

    Contestar

  • Gerardo Bartolomé

    |

    Gracias Ana Luisa. Estas trampas o “avivadas criollas” (tan argentinas…) son moneda común en todo juicio. Un Arbitraje no es otra cosa que un juicio entre países pero un juicio al fin. Creeme que no sólo Moreno hacia trampa… Saludos

    Contestar

  • Gerardo Bartolomé

    |

    En estos momentos un volcan está haciendo estragos en el sur de Chile y Argentina. Situacion similar a la que describí en este blog. Desde acá les mandamos un saludos a las miles de personas que están sufriendo por las cenizas del volcán Puyehue.

    Contestar

  • Juan Carlos

    |

    Y despues decimos que los chilenos son unos ladrones expansionistas.

    Contestar

  • Mariano Martinez

    |

    Si, Juan Carlos. En este mismo conflicto de límites los chilenos habían hecho varias trampas. Sin embargo, no contaban con que Moreno conocía la zona mucho mejor que ellos y sus trampas fueron descubiertas. Por otra parte, Las condiciones favorables para la Argentina comenzaron por el expansionismo chileno, ellos se embarcaron en la guerra del pacífico contra Bolivia y Perú, y debieron aceptar las condiciones Argentinas ya que no podrían haber afrontado dos frentes de guerra.

    Contestar

  • Mariano Martinez

    |

    Estimado Gerardo, es un gusto comunicarme con vos por este medio. He leído tu libro “El Límite de las Mentiras”, excelente trabajo. No he podido aún encontrar “La Traición de Darwin” pero espero leerlo pronto. Y que veo que has estado allí te pregunto algo que no me queda claro. El desvío del río Fenix fue revertido o quedó definitivamente así. Por la foto que has publicado parece esto último. Saludos. Mariano.

    Contestar

  • Guillermo García

    |

    Buenos días, muy interesante artículo.
    Entiendo que la foto “Rio Fenix en la actualidad” es errónea ya que representa al rio Page a la vera de la R 40.
    Por favor agradeceré revisar.
    Muchas gracias

    Contestar

  • Gerardo Bartolome

    |

    Guillermo. Cuando saque esta foto no las geolocalizaba con gps por lo que no puedo asegurar que sea uno u otro. Siempre supuse que era el Fenix. Ambos cruzan la R 40 muy cerca uno de otro y el Page es un afluente del Fenix. Ademas veras que ambas fotos son muy parecidas. No podria estar seguro que la foto de Moreno sea del Fenix o del Page aunque su libro lo titula Rio Fenix. Quizas la toponimia moderna haya cambiado algo. Si estas seguro de que la foto actual es del Page la cambiamos.

    Contestar

  • Gerardo Bartolome

    |

    Mariano: el Rio Fenix quedo desviado hacia el Atlantico. Sobre el curso antiguo corre uno pequeño que corre hacia el lago (y de ahi al Pacifico) que se lo llamo Rio Fenix Chico

    Contestar

  • Tomás

    |

    Tan orgullosos que se sienten los argentinos de su antepasado ladronzuelo. Bueno, en los genes lo tienen, y será su perdición. La decadencia irá en crescendo.

    Contestar

  • javier brandoli

    |

    Siendo como somos una revista que respeta todas las opiniones, donde hemos dejado escritos en los que se nos insultaba a los creadores de este proyecto por respetar de alguna manera lo que todos piensan y por no hacer de censura interesada, tenemos que dejar claro que nos oponemos a este tipo de comentarios con los que no compartimos una sola palabra. Viajesalpasado es todo lo contario a este mensaje anterior; es una revista que intenta tirar barreras, enseñar el mundo y evitar estereotipos. Nos gusta Argentina como nos gusta cualquier lugar del mundo por el que haríamos esta misma apreciación ante un ataque tan genérico e irreal. En este caso, en cooncreto, los tres creadores de estas página, así como el autor del post, Gerardo, argentino, somos fanáticos de esa tierra a la que estamos deseando cada vez que podemos volver.
    .

    Contestar

  • ricardo coarasa

    |

    La única decadencia que estamos dispuestos a censurar en VaP es la falta de curiosidad y la que lleva a generalizaciones absurdas e injustas, como todas las generalizaciones. Si a alguien no se le puede reprochar que haya edulcorado el personaje del Perito Moreno es, precisamente, a Gerardo Bartolomé, quien pese a su condición de argentino no ha tenido reparos en documentar sus mentiras (y de hecho ha publicado un libro de éxito al respecto). Ésa actitud de huir de los estereotipos, de curiosidad intelectual, de honestidad frente a la historia, es la que aplaudimos en VaP. Y si alguna decadencia es irrefrenable es la de quienes ven el mundo a través del estrecho intersticio de los prejuicios. Mis condolencias, Tomás.

    Contestar

  • Gerardo Bartolomé

    |

    Tomás: Hace usted un triste papel.

    Contestar

  • Giuliano

    |

    Perito Moreno un sinverguenza no latinoamericano. Asì se robaron una gran parte de la Patagonia chilena. Porque Chile permitió ese robo?.Tendrìamos que haber ido a la guerra. En 1978 estuvimos a punto de que las armas hablaran.Triste destino para dos paìses de historia y cultura similares. Chile ha perdido una porciòn importante de territorio con la naciòn trasandina sin que se haya disparado un tiro. Con Perú y Bolivia a quienes derrotara militarmente en dos oportunidades ha ganado importantes cuotas territoriales. Argentina siendo territorialmente mas extenso que Chile hubiera sido derrotada y otro “gallo nos cantarìa”. Los argentinos nunca han ganado una guerra y la ùltima por las islas Falklands en el Atlàntico sur significò una derrota humillante a costa de G Bretaña a quièn Chile apoyara estratègicamente.

    Contestar

  • Giuliano

    |

    Exacto! Argentina paìs que nunca ha ganado una guerra …la ùltima gran derrota por las Falklands…ha practicado el despojo sistemàtico “aprovechando”que Chile enfrentaba a la alianza secreta peruano-boliviana a quienes derrotara militarmente en dos oportunidades.

    Contestar

  • Maria

    |

    Estimado Bartolome, Que se sabe de Clemente Onelli, acaso el también desviaba los rios a favor de Argentina? Y de LAgo Posadas con el Rio Furioso y Oro? Que sabes de ellos?
    Gracias por tu conocimiento,M

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets

No tweets found.