Americanos

Por: Javier Reverte

info heading

info content

Hace un par de semanas publicaba en estas páginas un artículo sobre la América profunda y mis viajes por los Estados Unidos y uno de los amables lectores de VaP comentaba con extrañeza y cierto malhumor: “¿América? ¡Pero si sólo habla de los Estados Unidos!”. Aunque mi colaboración VaP no incluye dar respuestas a los comentarios –no por nada especial, ni mucho menos desdén, sino porque ando escaso de tiempo y dedico todo del que dispongo a escribir libros– en esta ocasión sí que importa dar una respuesta porque el asunto tiene su miga, más de lo que parece a simple vista.

Desde la puridad geográfica, América es un continente que se dobla en dos continentes: el del Norte y el del Sur. Y en consecuencia, son tan americanos los habitantes de las últimas islas del Ártico como los moradores de las costas de la Tierra de Fuego. Tan americano es el canadiense como el chileno, el mexicano como el ecuatoriano y el nicaragüense como el paraguayo. Y sin embargo…

son los propios americanos quienes niegan el término para la totalidad de los habitantes de América, del Sur o del Norte, y lo reservan, exclusivamente, para los habitantes de los Estados Unidos

Y sin embargo no es así, en puridad del uso del término. Porque son los propios americanos quienes niegan el término para la totalidad de los habitantes de América, del Sur o del Norte, y lo reservan, exclusivamente, para los habitantes de los Estados Unidos. Me costó darme cuenta de ello después de varios viajes por las tierras del continente, las meridionales y las septentrionales. Y no tengo ni idea de dónde viene ese hábito, aunque sospecho que tal vez de aquella famosa doctrina Monroe que se expresa con el famoso eslogan: “América para los americanos”. Cuando Monroe acuñó la frase debía de pensar, sutilmente, en los habitantes de USA.

¿De quién es el American Dream? Cuando hablamos del “Oeste americano”, ¿a cuál oeste nos referimos? Y cuando las turbas antiyanquis queman banderas americanas, ¿son acaso las peruanas o las uruguayas? Cuando los periódicos anunciaron hace casi medio siglo que los americanos habían puesto el pie en la Luna, ¿se referían a los argentinos? ¿Y en qué pensamos cuando hablamos de cine americano, de actores americanos o del folklore americano?

los canadienses –a quienes, por cierto, llamaremos siempre canadienses y sólo en ocasiones norteamericanos

No deja de resultar curioso que, si exceptuamos a los canadienses –a quienes, por cierto, llamaremos siempre canadienses y sólo en ocasiones norteamericanos–, para referirnos a todos los demás habitantes del continente usamos con mayor frecuencia términos como latinos o latinoamericano o suramericanos. Pero no somos nosotros, los europeos y los españoles, quienes lo hacemos, sino que son los propios naturales de América quienes establecen la distinción. Haga la prueba el amable lector si viaja por América: a cualquiera que le hable de los americanos entenderá que le habla de los EE UU.

Lo tengo hablado con amigos americanos del norte y del sur, e incluso con estadounidenses. Y les guste o no, todos aceptan el hábito como un hecho consumado. Así que, desde hace unos años, en mis libros de viajes por América –los dos últimos, por ejemplo- pongo una nota en donde corresponda advirtiendo de que, cuando hablo de americanos, me refiero a los estadounidenses. Cualquier lector que se asome a “El río de la luz” o “En mares salvajes” encontrará lo que digo en sus páginas.
¿No recuerdan aquel corrido de Pancho Villa?:

“México, febrero 23:
Dejó Carranza pasar americanos,
3.000 soldados, 600 aeroplanos,
buscando a Villa queriéndolo matar.
Y se creían esos americanos
Que pelear era un baile de Calquís.
Con al cara cubierta de vergüenza
Se regresaron todos a su país”.

Pues eso, amigos. Americanos todos; pero unos más que otros, según ellos mismos.

  • Share

Comentarios (7)

  • Pablo Basanta

    |

    Totalmente de acuerdo, aunque es muy común también referirse a los estadounidenses como gringos

    Contestar

  • Raul Pinto

    |

    Me encantó su nuevo libro. Gracias por hacerme disfrutar con otro de sus relatos. Para cuándo el siguiente?

    Contestar

  • laura

    |

    que gusto leerle javier reverte! A mi tambien me ha encantado su libro del Artico y la entrevista que lei en la web

    Contestar

  • El enamorado de África

    |

    Perdido en las eternas carreteras namibias, cerca del Gran Canyon, me encuentro este texto de mi escritor favorito. Gracias Javier por empujarme a venir a África, ahora lo malo es que no me quiero ir. Aún no me he leído el nuevo libro, pero ya está en mi estante.
    Por otro lado, el refugio de montaña que recomendáis aquí está muy bien, gracias también por el consejo.
    Pablo

    Contestar

  • Kavik

    |

    Hola, desde que entré en la Universidad durante los veranos trabajaba de temporero en Europa para poder irme en septiembre y en octubre, de viaje. Durante esos años y después de terminar recorrí lugares alucinantes, sobretodo África, mi gran pasión. En aquella época no se me pasaba por la cabeza el viajar a Estados Unidos, tenía el mismo sentimiento anti-americano que tienen muchos.
    Pero a veces de leer blogs de montaña “americanos” me entró el gusanito de viajar hasta allí. Mi sorpresa a sido que me ha encantado, desde entonces viajo todos los años, aparte que la gente me parece muy amable y dada hacia el extranjero, en Norteamérica he descubierto la naturaleza inalterada que no encontraba en otros continentes.

    Javier no sé si podrás leer este comentario, pero aprovecho este medio para solicitar que por favor publiques en formato ebook, tengo demasiados libros y he descubierto hace un año el lector electrónico, ahora trato de no comprar ediciones impresas.
    Tus viajes me han transportado a regiones lejanas, el año pasado tu libro me acompañó físicamente a través del río Yukon, muchas gracias por tu labor.

    Contestar

Escribe un comentario

Últimos tweets

No tweets found.